Gracias por su visita.

21 de septiembre de 2016

CÓMO HACER LAS PACES LUEGO DE ENVIAR UN CORREO AGRESIVO


Stephanie Freeman recientemente escribió un email a una amiga para decirle que la extrañaba y que a menudo se acordaba de ella. Las dos mujeres habían quedado en verse para almorzar, pero finalmente no se vieron. Freeman agregó que todavía le encantaría reunirse con ella.
La respuesta: “Siempre dices que te acuerdas de mí pero no hace nada al respecto”, escribió su amiga. “Eres pura palabrería”.

Freeman, de 45 años, se enojó. Envió una respuesta en la que le decía a su amiga que estuviera agradecida de que pensaba en ella de manera positiva y le recordaba a la amiga que ella también tenía la capacidad de actuar. Concluyó el mensaje con, “Bueno, te veo cuando te vea”.

Uy. Con la sangre caliente, terminó enviando un correo electrónico furioso a alguien que aprecia, y ahora se arrepiente. ¿Cómo repara el daño?

Los psicólogos dicen que es natural tirarse a la yugular cuando nos sentimos amenazados. Se trata de la activación de nuestra respuesta de lucha o fuga, con la que respondemos a las amenazas de inmediato, en un plano emocional, atacando o retirándonos.

La gente se agredía verbalmente entre sí mucho antes de la llegada de Internet. El correo electrónico y los mensajes de texto lo han facilitado: ahora podemos responder de manera instantánea, mucho más rápido de lo que nuestro cerebro racional puede intervenir. Sin embargo, las palabras escritas, a diferencia de las palabras orales, no se desvanecen; pueden permanecer en la pantalla para siempre.

La tecnología nos hace sentirnos alejados de las consecuencias de insultar a los demás. “Es ver el rostro de alguien, el sonido de su voz, que los hacen reales para nosotros”,
“Con el e-mail, quedamos solos con nosotros mismos y nuestros sentimientos”.

Es posible reparar el daño que puede causarle a una relación un e-mail impulsivo.
Cuando recibimos un e-mail que nos ofende, el impulso a una respuesta furiosa puede ser muy veloz.

A menudo nos arrepentimos de nuestra reacción, en ocasiones porque nos percatamos de que malinterpretamos el mensaje ofensivo en primer lugar. Y aunque técnicamente podría ser posible retirar, o “desenviar”, un e-mail imprudente en algunas circunstancias cuando se usa Gmail o Outlook, en muchas ocasiones no funciona.

Se dice que Abraham Lincoln aconsejó a su secretario de guerra, que estaba furioso con uno de sus generales, que le escribiera una carta mordaz y después la “tirara al fogón”.

Antes de hacer clic en enviar, uno debe preguntarse a sí mismo qué está intentando lograr “¿Quiero un resultado en el que alguien me arroja una taza de café? ¿O quiero un resultado en el que buscamos una solución?”

Es posible reparar el daño que puede causarle a una relación un e-mail impulsivo. “Requiere humildad”. Eso implica disculparse sinceramente, y preferiblemente no por e-mail. Tome el teléfono, o mejor aún, hágalo frente a frente.

Reconozca que su mensaje fue ofensivo y que se equivocó al enviarlo. Explique que no pudo controlar sus emociones. Pregunte cómo puede hacer las paces.

“Cuando ataca a alguien, lo empequeñece”. “Humillarse es una forma de mostrar la vulnerabilidad propia para que el otro se sienta lo suficientemente seguro para perdonarlo”.

Mucha gente pide perdón diciendo: “Ese realmente no era yo”, y esto es un gran error.

“Fue una parte de usted que quizás no le agrade, pero negarlo no lo beneficiará ni a usted ni a la otra persona”. “Asuma la responsabilidad”.

Este guión le puede servir: “Realmente valoro nuestra relación. Realmente lamento el texto que envié. Me encontraba intensamente molesto y lo escribí enojado y apresurado. Fue extremo y ofensivo.
He tenido más tiempo para pensar al respecto y espero que me des la oportunidad de hablar sobre la situación de una forma más respetuosa”.

Disculparse funciona si raramente envía mensajes hirientes, dicen los expertos. Si tiene el hábito de enviar e-mails o textos furiosos, es más difícil reparar el daño. Tendrá que reconocer que tiene un problema de hablar y escribir antes de pensar, y demostrar que está recibiendo ayuda para superarlo.

Si recibe un e-mail hiriente, los expertos dicen que es bueno hacer una pausa y darse cuenta de que la otra persona quizás esté reaccionando de manera excesiva. Recuerde las veces que ha hecho algo lamentable, y después pida dialogar sobre el asunto.

Por supuesto, la mejor forma de actuar es evitar enviar e-mails y mensajes de texto ofensivos. “Procure recordar que el e-mail no es un medio para ideas complejas o sentimientos fuertes”

Si alguna vez ha enviado un e-mail del que se arrepiente, establezca reglas a seguir para la próxima vez que reciba un mensaje que lo enfurezca. Decida cuánto tiempo esperará antes de responder: ¿10 minutos? ¿24 horas? Depende de cuánto tiempo le toma tranquilizarse.

Si siente que el silencio está empeorando la situación, envíe un mensaje breve indicando que está sorprendido y no quiere decir algo de lo que después se arrepentirá, y que por eso está respirando profundamente. Sugiera: “¿Podemos hablar?”.

Antes de redactar su respuesta, imagínese a la otra persona. Quizás incluso vea una foto. Recuerde la última vez que se rieron juntos. Considere su punto de vista. “Un buen negociador busca asegurarse siempre de que hay algo sobre la mesa para ambas personas”. “No puedes saber lo que necesita la otra persona sin pensar al respecto”.

Se recomienda escribirlo primero un borrador si lo consideran necesario.
Espere una hora después de redactar un e-mail para enviarlo.
Después lo vuelve a leer y se pregunta a sí misma si todavía siente lo mismo.
Reza a Dios para recibir orientación.


Comienza de nuevo otro borrador con menos ira. “Piense en las consecuencias”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios