Gracias por su visita.

17 de agosto de 2016

CUALES SON LOS PRINCIPALES SÍNTOMAS DE LA MENOPAUSIA Y QUE HACER


Muchas mujeres comienzan a experimentar síntomas de la menopausia tales como los sofocos, antes de que sus períodos se detengan. Si te sientes confundida en cuanto a por qué estás teniendo estos síntomas cuando todavía estás teniendo tu período (o estás experimentándolos mucho tiempo después de haberse producido la menopausia), no estás sola. Lo que mucha gente no sabe es que la menopausia se produce realmente en las fases: perimenopausia, menopausia y post-menopausia.

La menopausia se produce en tres faces
La perimenopausia es el proceso de cambio en los niveles hormonales que conducen a la menopausia. Un proceso natural, que puede durar de dos a ocho años. Durante este tiempo, el estrógeno y otras hormonas comienzan a fluctuar, pero los períodos no se detienen.
La menopausia en sí por lo general ocurre alrededor de los 50 años y es el momento en la vida de una mujer cuando no ha tenido un período en un año.
El término post-menopausia se refiere al tiempo después de la menopausia y los síntomas pueden durar de cinco a 10 años o más.

¿Cuáles son los síntomas de la transición de la menopausia y cuando se producen?
Una variedad de síntomas relacionados con los cambios hormonales pueden ocurrir en cualquier momento, sin embargo, puede ser útil conocer los síntomas más comunes (y algunos remedios naturales).

Síntomas comunes durante la perimenopausia
1. Sofocos
El primer signo de la perimenopausia es un cambio en el ciclo menstrual y la menstruación irregular. Sin embargo, uno de los primeros síntomas que las mujeres experimentan son los sofocos. Un sofoco es una onda transitoria de calor y sudoración que se produce por los cambios en los estrógenos. Es uno de los síntomas más molestos y puede causar ansiedad, estrés, aumento de la frecuencia cardíaca y malestar. La mayoría de los sofocos duran sólo unos pocos minutos, pero algunas mujeres pueden tener un máximo de 10 o más en un día.

Técnicas de relajación y visualización mental pueden ayudar con los sofocos. Entrar en un estado de relajación profunda y experimentar imágenes mentales de frío – como un arroyo frío de montaña o la nieve, puede reducir los sofocos. Algunas mujeres encuentran en algunas terapias alternativa como la acupuntura o yoga ayuda para mitigar los síntomas, también en cierto alimentos saludables.

2. Trastornos del sueño
Cambios en el sueño se producen de forma natural con el envejecimiento. La mayoría de las personas encuentran que necesitan dormir menos a medida que envejecen. Sin embargo, con la aparición de los síntomas de la menopausia, el sueño puede ser interrumpido y despertar en medio de la noche o tener dificultad de ir a dormir.

Reduccir del estrés e ir a la cama en un horario regular puede ayudar. Trata la relajación progresiva. La relajación progresiva consiste en sugerirte a ti misma que cada parte de tu cuerpo puede llegar a estar completamente relajado. Comienza en la parte superior de tu cabeza y progresar hasta tus pies. Tomar melatonina ayuda a algunas personas a dormir mejor.

3. Cambios de humor
Sentirse mal humor, más irritable, o ligeramente deprimida puede ocurrir como los niveles de estrógeno varíen. Nuestros estados de ánimo se ven afectados por las hormonas y es importante reconocer que este es el caso. En otras ocasiones, sentirse más irritables o estresada puede relacionarse con conflictos o demandas excesivas de trabajo y el hogar.

Reconoce tus sentimientos y expresa cómo te sientes. Tener un buen amigo o un consejero para hablar puede hacer una gran diferencia. Si te sientes estresada, tomar una respiración profunda y de relax por un momento puede ayudar. Además, el yoga como ejercicio, es un buen reductor de estrés.

4. Aumento de sofocos y sudores nocturnos
Los sudores nocturnos son los sofocos que se producen durante el sueño. A menudo se producen durante la perimenopausia, pero pueden empeorar después de que la producción de estrógeno se detiene por completo.

El uso de la relajación y las imágenes mentales en la noche, justo antes de irse a la cama, es de gran ayuda para muchas mujeres. Se ha demostrado que la relajación reduce tanto los sofocos y los sudores nocturnos. Escucha grabaciones de audio con sugerencias para relajación mental profunda puede mejorar el sueño.

5. Fatiga
Te sientes más cansado de lo normal es un síntoma muy común de la menopausia.

Comer un buen desayuno puede aumentar la energía durante el día. Además, una dieta saludable de frutas y ácidos grasos omega-3 (que se encuentra en alimentos como el atún y el salmón -procura que sean libres de tóxicos) puede que te haga sientir más alerta mentalmente. Los ejercicios de estiramiento, como el yoga, durante el día, puede restaurar la energía física y tomar un descanso e ir a dar un paseo en la naturaleza puede restaurar la energía mental.
Por qué las mujeres necesitan ácidos grasos Omega-3

6.  Pérdida de hueso
Hay un aumento del riesgo de la osteoporosis post-menopausia. Esto puede conducir a fracturas de cadera y otros problemas médicos graves, por lo que las medidas preventivas son una necesidad.

Las mujeres deben tomar mucho calcio y tomar vitamina D. Buenas fuentes de calcio son el yogurt, almendras, espinacas, entre otros alimentos, le leche de vaca también, sólo que debes saber que debe ser totalmente orgánica y extraída de vaca de libre pastoreo, las pasteurizadas no contienen calcio y afectan el organismo. Algunos alimentos, como el jugo de naranja pueden estar fortificados con calcio. Además, el ejercicio con pesas puede ayudar a fortalecer los huesos:

Soluciones naturales no-tóxicas para la menopausia
Alimentación para aliviar los síntomas de la menopausia
Grandes propiedades y beneficios para la salud de la Melaza y una energética receta.
Alimentación para unos huesos más fuertes.

7. Sequedad vaginal
La sequedad vaginal puede ser dolorosa, causando molestias durante el coito, manchado o sangrado.

El uso de lubricantes puede reducir la sequedad vaginal. Por ejemplo, el aceite de vitamina E aplicado a la vagina puede ayudar a mejorar la lubricación. Ciertos alimentos y hierbas como el cohosh negro pueden ayudar a aliviar la sequedad en algunas mujeres.

8. Aumento de peso
El estrógeno ayuda a controlar el peso corporal, sin embargo, cuando las mujeres envejecen, el mantenimiento de su peso habitual se vuelve más difícil. Muchas mujeres aumentan de peso después de la menopausia. Por esta razón, es especialmente importante tener hábitos de alimentación saludable y llevar una vida activa.

Mantener un diario de alimentos puede ayudar a controlar calorías. Además, pon tu objetivo en alimentos tales como granos enteros, frutas, verduras y proteínas magras. En la post-menopausia también es un buen momento para comenzar un programa de ejercicios. Encuentra algo que te guste, como aeróbics, hacer ejercicio en el gimnasio o incluso bailar. Ver los siguientes enlaces:
‘Agua antioxidante para la mujer’ con moras y hojas de salvia.

9. Falta de memoria
Todo el mundo, hombres y mujeres, a veces experimentamos olvido, o fallas de memoria. Sin embargo, puede llegar a ser más frecuente después de la menopausia.
Evita el alto contenido en grasas y alimentos con alto contenido de azúcar que pueden hacer que te sienta lento. También, haz algo de ejercicio todos los días. Treinta minutos de ejercicio aeróbico por sí solo puede mejorar la memoria y la concentración. El ejercicio para tu cerebro también es importante. La lectura de libros, aprender una nueva habilidad, o tocar un instrumento musical a estimular los centros de memoria del cerebro. Ver los siguientes enlaces:
El olor del romero podría aumentar tu memoria. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios