Gracias por su visita.

10 de agosto de 2016

COSAS QUE PUEDEN AFECTAR EL HÍGADO


El hígado es  un órgano que merece una mención especial ya que, además de transformar los alimentos en energía, eliminar el alcohol y las toxinas de la sangre, también es primero en soportar los corajes que haces cuando algo sale mal. Sin embargo, algunos alimentos representan un gran peligro para él y para tu salud.

Carnes rojas
Aunque su sabor es inigualable, consumir con mucha frecuencia este alimento puede derivar en problemas a futuro, por ejemplo, en que tu hígado ya no procese las proteínas de la mejor manera, así como cualquier comida en general, explica la Clínica Mayo.

Además de ser altas en proteínas las carnes rojas también tienen niveles elevados de grasas, lo que significa una acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en tu hígado, algo negativo para tu salud a la larga. Según la Dra. Melissa Palmer, “incluso los cortes más magros de carne tienen altos contenidos de grasa”.

 Alcohol
Sin duda uno de los productos más conocidos que terminan con el hígado. De hecho, consumir alcohol puede derivar en una inflamación en dicho órgano que si no es atendida a tiempo puede cicatrizar y con el tiempo causar cirrosis, explica la Biblioteca Nacional de Medicina.

El que tengas un hígado muy resistente y capaz de regenerarse, no significa que sea invencible, ya que cada vez que éste filtra el alcohol que consumes algunas de sus células mueren, lo que dificulta a la larga su capacidad para reestablecerse.

Comida rápida
¿Eres un gran amante de las hamburguesas o la pizza? Quizás deberías ser más selectivo luego de leer esto, ya que estas comidas contienen una alta mezcla de sodio y de grasas, las cuales se pueden acumular en el hígado y así causar un daño hepático. Informa la Biblioteca Nacional de Medicina.

Un estudio hecho por el doctor Fredrik H. Nystrom, del Hospital Universitario de Likoping, en Suecia, se encargó de cambiar los hábitos saludables de un grupo de 18 voluntarios adultos, quienes dejaron el ejercicio y la alimentación ejemplar por el sedentarismo y la comida chatarra.

Luego de cuatro semanas de seguimiento se encontró que casi una cuarta parte de los voluntarios había subido 14 libras (6.5 kilos) en promedio. Además se registró que el nivel de la enzima hepática conocida como alanina aminotransferasa aumentaba constantemente, lo cual no es bueno para el hígado.

 Refrescos
De refrescantes no tienen nada, pues debido a sus altos contenidos de azúcares generan la sensación de más sed. Según el Dr. Nimer Assy, director de la Unidad Hepática en el Ziv Medical Center de Israel, las personas que beben más de un cuarto de litro de estas bebidas endulzadas al día pueden desarrollar enfermedad de hígado graso.

Proteínas
De acuerdo con la Clínica Mayo, llevar a cabo una dieta muy elevada con estos nutrientes aumentará el riesgo de presentar un mal funcionamiento hepático, esto es porque éste tendrá que eliminar las toxinas que surgen cuando la proteína se digiere.

Sal
Aunque es indispensable para el cuerpo, pues gracias al sodio se puede mantener la presión arterial y hay un equilibrio de líquidos en el cuerpo, consumirla de más puede causar que el hígado deje de producir proteínas como la albúmina y en consecuencia, se eleve la presión en los vasos sanguíneos de este órgano.

De acuerdo con la Canadian Liver Foundation la cantidad recomendada al día de sodio es de 1,500 mg. No obstante, si se es mayor de 50 años, el consumo debe reducirse a 1.300 mg y a 1,200 cuando se rebasan los 70 años de edad.

Medicamentos
Fueron hechos para sanar algún problema en tu organismo y pueden hacerte sentir mejor, si son tomados incorrectamente, por ejemplo en una automedicación o al ser mezclados con alcohol, tu hígado también puede sufrir daños. Frente a esto no hay nada mejor que recibir la asesoría médica.

Cigarro
Pitada tras pitada, no sólo tu pulmón se va consumiendo, sino también tu hígado, esto es debido a que las sustancias químicas presentes en dicho producto son capaces de causar daños irreversibles en las células del órgano al afectar el proceso de estrés oxidativo.

Suplementos
Algunas investigaciones sugieren que los suplementos dietéticos o nutricionales pueden aumentar la producción de ciertas enzimas del hígado cuando se toma en cantidades excesivas.

Pesticidas
¿Sabías que exponerte a este producto químico a través de frutas, verduras y alimentos adulterados también puede dañar el hígado? De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) esto es una realidad. De ahí la importancia de lavar, desinfectar estas comidas y si es posible pelarlas.

Mientras algunos alimentos simplemente “destruyen” tu hígado, otros te ayudarán a mantenerlo sano. Por ejemplo, se ha encontrado que las frutas que son altas en antioxidantes como las ciruelas pasa, la mora azul, fresas, naranjas, manzanas, y melones ayudan a eliminar los radicales libres permitiendo que este órgano trabaje mejor.

Puedes hacer mucho por mejorar tu salud en general y la del hígado, desde realizar algún deporte o ejercicio diario, mantener una alimentación equilibrada y baja en sal, evitar el exceso de sustancias perjudicales para la salud como lo son el tabaco, el alcohol, los medicamentos sin recetar, etc.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios