Gracias por su visita.

13 de agosto de 2016

CONSTRUYE EL VERDADERO AMOR


Encontrar el amor es un agradable accidente. Conoces a alguien estupendo, pasas tiempo con esa persona, la vas conociendo y, si las cosas se alinean a la perfección, acabas “encontrando” el amor.

Personas de todo el mundo se enamoran cada día. El amor no es una rareza en este planeta.

Pero el amor verdadero sí.

El verdadero amor es el que tiene lo que se necesita para superar la prueba del tiempo.

Es flexible, adaptable, siempre creciente y cambiante. Y es increíblemente poco común ya que necesita una gran cantidad de tiempo para desarrollarse.Tienes que estar con alguien durante años para saber a ciencia cierta que lo que tienen no es cualquier amor, es verdadero amor.

Y es que el verdadero amor no es algo que encuentras ni con lo que te tropiezas. Es algo que construyes, despacio y con mucho cuidado.

El amor es algo precioso, pero no hay nada más precioso en este mundo que el verdadero amor. No porque sea demasiado puro (las personas somos seres imperfectos, por lo que nada puede ser realmente puro, ¿no?), sino porque es honesto y real.

Y en un mundo como el nuestro, esto es más de lo que puedes esperar.

Las primeras etapas del amor son las más intensas y emocionantes, pero también las más superficiales y frágiles.

Cuando nos enamoramos, el mundo de se vuelve un lugar más agradable. El sol brilla más brillante y la brisa sopla más fresca.

Es increíble cómo algo tan simple como enamorarnos puede tener un efecto tan profundo en nuestra percepción del mundo.

Cuando el amor es todavía nuevo, sentimos una necesidad intensa, casi como hambre, por la persona que amamos. Queremos pasar tiempo con esa persona, conocerla a un nivel íntimo, pasar de estar solo a formar una unión, una asociación.

Queremos conocer todo el misterio que se esconde tras de los ojos de nuestro amor.

Pero a medida que pasa el tiempo y vamos conociendo a esa persona a un nivel más profundo, el misterio comienza a desvanecerse. La excitación se vuelve menos excitante.

Este es el momento fundamental en cualquier relación. Es el momento en el que el amor muere o empieza a convertirse en algo más.

El verdadero amor se basa en la confianza y el respeto, y ambos necesitan un tiempo considerable para desarrollarse.


Es verdad que algunos de nosotros somos más confiados que otros. Pero cuanta más experiencias se tiene en el amor y las relaciones, probablemente más desconfiado se vuelve uno.

Esto es porque hay personas que te han fallado, que te han defraudado. Personas que no querías ver que eran capaces de comportarse así.

Y con cada relación fallida nos volvemos más cerrados y menos dispuestos a abrir nuestro corazón de nuevo a otras personas.

Pero para que el verdadero amor se forme tiene que haber niveles monumentales de confianza entre tú y la persona. Tienes que confiar en que esa persona estará ahí por ti, por muy duro que sea el camino.

Tienes que confiar en que él o ella no te abandonará cuando las cosas se pongan difíciles, cuando metas la pata, cuando les intenten separar. Tienes que confiar en que cada mañana, él o ella, se despertará feliz de ver que estás a su lado.

Este nivel de confianza y respeto necesita de años para construirse y es la base donde se apoya el verdadero amor.

El verdadero amor no es un sentimiento, sino una forma de ser.

Las relaciones, incluso las “mejores”, fallan.

Las personas cometen errores. Las personas cambian. Las personas permiten que sus egos absorban lo mejor de ellos y dejen de ser el amigo, amante, compañero que su pareja merece.

El verdadero amor, sin embargo, no es una emoción. No es una forma de sentir. Es una manera de vivir.

Se trata de estar ahí por la persona que amas porque no lo concibes de otra manera. Y aún más que eso, se trata de esforzarse por construir un vínculo tan fuerte con esa persona que incluso cuando uno de los dos deje este mundo, el amor que les unía viva todavía.

La única manera de asegurarte de que lo que tienes es amor verdadero es echar un vistazo al ayer, a todos esos años en los que estuvieron uno al lado del otro pasando por las buenas y por las malas, y entender que la única manera en la que podrían haber llegado hasta aquí es porque ambos comparten amor verdadero.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios