Gracias por su visita.

8 de agosto de 2016

COMO EXTRAER ACEITE DE LA HOJA DE MENTA


Es muy eficaz con diversas aplicaciones para el hogar y la salud

El aceite de menta tiene varios usos. Por ejemplo, puedes utilizarlo para darle sabor a las bebidas o los alimentos como el chocolate o el glaseado, o como una sustancia natural con aplicaciones diversas que van desde ahuyentar a las hormigas hasta descongestionar el pecho.

Puedes crear tu propio extracto de aceite de menta en unas pocas semanas, además es económico y fácil de preparar.

1.Elige un líquido para extraer el aceite.
 El vodka o cualquier otro licor de granos con un grado alto de alcohol pueden funcionar perfectamente, ya que contienen agua y alcohol para disolver los aceites. También puedes usar vinagre de sidra de manzana o glicerina, aunque el resultado final será menos potente y tendrá una vida útil más corta. Las disoluciones caseras, como el extracto de vainilla que se encuentra disponible en las tiendas, generalmente se usan en dosis tan pequeñas que el alcohol no provoca un efecto significativo.
 -Si vas a usar hojas secas de menta, utiliza un vodka que contenga entre 45 y 60 grados de alcohol.
 -Para las hojas frescas de menta, usa un vodka o un licor fuerte (como el Everclear) que tenga entre 90 y 95 grados de alcohol.

2.Pica o machaca las hojas de menta.
 Pica un manojo de hojas frescas de menta en dos o tres trozos, o machácalas con la base de una taza limpia para que los aceites queden más expuestos al líquido. Si vas a usar hojas secas de menta, puedes desmenuzarlas con tu mano o dejarlas enteras.
-Lava las hojas frescas de menta antes de picarlas.
-No es necesario que quites los tallos, pero debes deshacerte de las hojas oscuras o manchadas, ya que pueden estar podridas.

3.Pon la menta y el líquido en un frasco con cierre hermético.
 Rellena el frasco con la menta. Si quieres un extracto fuerte, deja un espacio de 1,25 centímetros (media pulgada) en el frasco. Por otro lado, si deseas una disolución menos aromática y sabrosa, puedes usar menos hojas de menta. Cuando pongas la menta en el frasco, vierte el alcohol o el líquido que elijas, de tal manera que cubra completamente las hojas. Después cierra el frasco herméticamente.
 -Es posible que las hojas floten al principio. Puedes tratar de sumergirlas con una cuchara, aunque deberían hacerlo por sí solas después de algunos días.

4.Deja reposar el frasco durante algunas semanas y sacúdelo ocasionalmente.
 El tiempo exacto que debes esperar depende de qué tan fuerte quieres que sea el extracto, aunque el proceso generalmente tarda entre 4 y 8 semanas.[3] La mayoría de las personas prefieren guardar el frasco en un lugar oscuro, ya que la luz solar puede disminuir la vida útil del extracto. Sacude el frasco durante un par de minutos una o dos veces a la semana para que las hojas de menta se disuelvan más rápido.
 -Puedes probar una gota del extracto para decidir si es lo suficientemente intenso para ti.

5.Cuela el líquido en un recipiente de vidrio de color marrón.
 Vierte el líquido a través de un filtro de café para retirar las hojas y los sedimentos. Después guarda la disolución en un recipiente de vidrio de color marrón para protegerla de la luz solar e incrementar su vida útil. De esta manera el extracto durará 6 meses o más, aunque posiblemente pierda su intensidad de forma gradual.
 -Si la disolución huele a vodka o no es tan intensa como quieres, deja el frasco afuera durante otra semana y cubre la boca con un filtro de café nuevo o un paño. De esa manera una parte del alcohol se evaporará.

PROPIEDADES CURATIVAS :
El aceite de menta tiene enormes propiedades medicinales que vale la pena conocer. Estos aceites se deben usar en forma externa y no interna. Las cualidades más importantes del aceite de menta son:
 -analgésicos
 -astringentes
 -antiinflamatorios
 -carminativas
 -estimulante
 -colagoga
 -vermífugas
 -digestiva
 -expectorante
 -antiespasmódico

 El aceite de menta ayuda a tratar afecciones como:
 -Mejora malestares digestivos como vómitos, espasmos intestinales, indigestión, gases
 -Ayuda a tratar problemas respiratorios
 -Colabora con el tratamiento de patologías como gripe, resfríos, asma, tos, bronquitis y anginas
 -Ayuda a incrementar las defensas del cuerpo
 -Favorece la cicatrización de heridas en la piel
 -Mejora el estado del acné y la dermatitis
 -Ayuda a tratar dolores musculares
 -Colabora en el tratamientos de problemas nerviosos como estrés, ansiedad, depresión, migrañas, vértigo y mareos en los viajes
 -Alivia el dolor asociado al herpes zoster
 -Dolor de cabeza causado por tensión
 -Ayuda a descongestionar en casos de resfríos o catarros
 -Ayuda a tratar tendinitis, lumbago y ciática
 -Ayuda a tratar dolores reumáticos
 -Ayuda a combatir virus y bacterias

 Es importante siempre consultar al médico antes de comenzar un tratamiento con aceites esenciales ya que puede producir contraindicaciones si no se lo usa correctamente.

 No se aconseja que mujeres embarazadas y niños pequeños usen aceites esenciales porque puede ser peligroso para su salud.

 Las pieles muy sensibles deben diluir un poco el aceite esencial para que no irrite la piel. Se diluye con leche o miel no con agua el aceite medicinal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios