Gracias por su visita.

10 de julio de 2016

USAR LA HIPNOSIS PARA ADELGAZAR


Hipnosis para adelgazar: la banda gástrica virtual
Este método se implante en la clínica Esbelt+. Su mentor, Luis Navarro, asegura que es un remedio “para lograr adelgazar sin dietas, cirugías, ni sufrimiento”. Parece un milagro. ¿En qué consiste realmente?

En la primera sesión, mediante técnicas de hipnosis tu subconsciente cree que te han instalado una banda gástrica y tu estómago responde físicamente como si la tuvieses. Comes menos porque tu estómago es más pequeño y sientes saciedad rápidamente. En las dos sesiones posteriores, te ayudan a crear hábitos de alimentación saludable, para mantener tu peso ideal para siempre y evitar el efecto rebote de las dietas.

Enseñan a tu cerebro a comer sano, a masticar lentamente la comida, a disfrutar de los alimentos, pero a parar cuando ya estemos saciados. No hay objetivos, ni básculas, ni restricciones: dejas de pensar lo que vas a comer y la ansiedad desaparece. Las sesiones varían en cada persona, ya que los orígenes del sobrepeso tiene distintas causas. Muchas personas tienen hábitos adquiridos desde su infancia que pueden cambiarse. Por ejemplo, cuando se fuerza a un niño a comer “hasta que el plato esté vacío” se está incitando a comer una vez pasado el punto de saciedad. Cuando se pierde la conexión con esa sensación se está abocando a la obesidad. Pero también existe quien encuentra en comer una forma de llenar vacíos emocionales. Las celebraciones van unidas a la comida y se termina asociando con una forma de levantar el ánimo cuando se está triste o ansioso.

Además, según aseguran, muchos especialistas destacan cómo la manipulación de la comida, a través de la sal, el azúcar y las grasas, ha cambiado el modo en que funciona nuestro cerebro respecto a la alimentación. Ese trío ataca directamente a los centros del placer y anula el sentimiento de saciedad natural cuando se está comiendo. Por ello es interesante mentalizarse de lo que supone la comida procesada y elegir alimentos frescos y saludables.

Hay que olvidarse comer con la cabeza y reconectar con el cuerpo, es su máxima.

Quiénes: sólo para mayores de 18 años que no tengan ningún trastorno alimentario, como anorexia o bulimia. Tampoco para diabéticos insulina dependiente o con síndrome del colon irritable.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios