Gracias por su visita.

12 de julio de 2016

NUNCA JUZGUES AL SUICIDA NI A SUS FAMILIARES.


Hace poco el actor Robin Williams se quitó su cuerpo, no la vida, ya que el espíritu regresa al otro lado con un cuerpo de luz.

Había dejado en su casa mensajes como estos: “estoy harto de todo” y “es hora de marcharse”.

Lo hallaron sus tres hijos Zak, Zelda y Cody. Cuando él murió, Zelda, se negó indagar los porqués:

“No creo que tenga sentido. No hay motivos para preguntarse por qué, ya está hecho, y hay que aceptarlo”.

Y agregó con sabiduría:
“Tampoco tiene sentido echarle la culpa a nadie, ni a él o al resto del mundo.
Tienes que seguir adelante, seguir viviendo y arreglártelas para no sucumbir”.

Un buen testimonio.

Puse antes “se quitó su cuerpo”, porque uno no se puede quitar la vida, solo el empaque material.

Muy duro para el suicida: Sigue vivo sin su físico, pero con su mente y sus emociones negativas: miedo, rabia, aflicción, desespero, etc.

Nunca juzgues al suicida ni a sus familiares.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios