Gracias por su visita.

9 de julio de 2016

DIOS TE VE Y TE AMA


Se cuenta que un muchacho, encandilado por el dinero, decidió un día robar por primera vez en un viejo monasterio.

Entró de noche y se dirigió al lugar donde había visto que guardaban las limosnas del día.

Con sigilo separó el dinero y no se percató de la presencia del hermano portero que meditaba en un cuarto al lado.

Este era un santo hombre admirado por las personas de la comarca por su gran sabiduría y su bondad.

Observó con atención al joven y vio que una y otra vez miraba hacia los lados presa del nerviosismo.

Cuando iba a partir se acercó y le dijo lleno de paz: “te falta mirar en otra dirección” ¿Hacia dónde dijo el joven asustado?

Hacia arriba, dijo el santo portero. Y agregó: Dios te ve y te ama. El joven lloró y el buen hombre lo calmó.


Con el tiempo cambió su rumbo y, mirando hacia arriba, llegó a ser un médico amoroso y servicial.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios