Gracias por su visita.

20 de julio de 2016

ALIMENTOS INFLAMATORIOS QUE DEBES EVITAR SI TIENES FIBROMIALGIA


Los alimentos inflamatorios deben estar en la lista de las principales cosas que se deben evitar si se tienen enfermedades crónicas. La inflamación crónica es la causante de que estas enfermedades progresen y llegan a este nivel evolucionando a otras más severas. La fibromialgia, las enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, el lupus y la esclerosis múltiple, además del cáncer, son algunas de las enfermedades que son producto de un cuerpo que está siendo expuesto a una constante inflamación.

Los alimentos que provocan inflamación, son de las causas más importantes que provocan que una enfermedad como las que hemos mencionado arriba, persista y aumente en grado causando la muerte.

Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 12,9 millones de personas en todo el mundo murieron a causa de algún tipo de enfermedad cardiovascular en el 2004. Cada año, el Fondo Mundial de Investigación del Cáncer estima que unos ocho millones de personas murieron de cáncer. Las enfermedades del corazón y el cáncer, la manifestación mortal de la inflamación crónica, se espera que permanezcan como las principales causas de muerte en los países desarrollados durante muchos años por venir.

Pero estudio tras estudio muestra que el riesgo de enfermedades del corazón y el cáncer son modificables por nuestros estilos de vida, que incluyen los alimentos que elegimos para comer cada día. Con cada bocado que tomamos, estamos ya sea equilibrando los compuestos proinflamatorios y antiinflamatorios en el cuerpo, o inclinando la balanza a un extremo.

Alimentos inflamatorios que no debes comer si tienes fibromialgia
Para cambiar el equilibrio a tu favor, que no sea sólo la incorporación de alimentos antiinflamatorios más naturales en tu dieta, también es igualmente importante evitar o reducir los alimentos que causan inflamación. Aquí tienes los diez alimentos que establecen el escenario para las enfermedades inflamatorias como la fibromialgia, la esclerosis múltiple, enfermedades de la tiroides, la artritis reumatoide, y debes considerarla si padeces de fatiga crónica, la cual, si bien no es una enfermedad propiamente dicha, es comúnmente producto de un organismo inflamado.

1. Azúcares
Agente proinflamatorio: la ingesta de azúcar excesiva causa la caries dental y se ha relacionado con un mayor riesgo de obesidad, inflamación y enfermedades crónicas tales como el síndrome metabólico y la diabetes tipo 2. Recientemente, se ha demostrado también que el azúcar, así como los productos lácteos, son las causas del acné.

La encuentras en: bebidas azucaradas como refrescos, bebidas de frutas y ponches son algunas de las principales fuentes de azúcares que muchos han pasado por alto. ¿Sabías que beber una lata de Coca-Cola es igual como comerte diez cubos de azúcar? Otros alimentos obvios cargados de azúcar para evitar o al menos limitar, incluyen pasteles, postres, dulces y bocadillos. Y cuando estás buscando azúcar en la lista de ingredientes, ten en cuenta que el azúcar tiene muchos nombres: jarabe de maíz, dextrosa, fructosa, jarabe de oro, maltosa, jarabe de sorgo y sacarosa son algunos de los nombres creativos utilizados para confundir al consumidor.

Sustituto de azúcar: ¿Tienes el gusto por lo dulce? Opta por edulcorantes naturales como la stevia, miel o melaza para endulzar bebidas y alimentos modestamente. los azúcares naturales que se encuentran en las frutas frescas o secas y conservas de frutas sin azúcar añadido, también son excelentes opciones. No sólo te dan la dulzura que se te antoja, las frutas también te suministran vitaminas, antioxidantes y fibras que no vas a encontrar en los alimentos azucarados y bebidas. Los dátiles, higos, caquis, kiwis, mandarinas y varios tipos de bayas son algunos de los bocadillos saludables naturales a los que puedes optar si quieres algo dulce en tu paladar.

2. Aceites de cocina comunes
Agente proinflamatorio: los aceites de cocina vegetales comunes utilizados en muchos hogares y restaurantes, tienen ácidos grasos muy altos de omega-6 y tristemente bajas grasas omega-3. Una dieta que consiste en un omega-6 altamente desequilibrado a omega-3, promueve la inflamación y engendra enfermedades inflamatorias como la enfermedad cardíaca y el cáncer.

Los encuentras en: aceites vegetales poliinsaturados, como el aceite de semilla de uva, algodón, cártamo, maíz, canola y girasol. Estos aceites vegetales industriales también son comúnmente utilizados para preparar los alimentos y comida para llevar más procesadas.

Sustituto de aceite vegetal: Reemplaza tus aceites de cocina saturados omega-6 con aceite de macadamia, aceite de oliva virgen extra, aceite de coco u otros aceites comestibles con un mayor equilibrio en proporción de ácidos grasos omega-6 a omega-3. El aceite de macadamia, por ejemplo, tiene una relación casi de grasas uno a uno de omega-6:3, y también es rico en ácido oleico, un ácido graso monoinsaturado saludable para el corazón.

3. Grasas Trans
Agente proinflamatorio: Los ácidos grasos trans son conocidos por su efecto doble golpe: aumentan los niveles de colesterol “malo”, al tiempo que reduce los niveles del colesterol “bueno”. Pero eso no es todo lo que pueden hacer. También se ha encontrado que son alimentos inflamatorios que promueven la obesidad y la resistencia a la insulina, preparando el terreno para que las enfermedades degenerativas tengan lugar.

Los encuentras en: alimentos fritos, comidas rápidas, productos comerciales horneados y los preparadas con aceite parcialmente hidrogenado, margarina y / o manteca vegetal. Ten en cuenta que los artículos que enumeran grasas trans 0g en la etiqueta, aún pueden contener una cierta cantidad de estas grasas tóxicas. Esto es debido a que en los EE.UU., el gobierno permite que los elementos que contengan menos de 0,5 g de grasas trans sean declarados como libres de grasas trans. La mantequilla de maní preparada comercialmente es un buen ejemplo. Tu mejor apuesta es leer la lista de ingredientes y asegurarte que el aceite o manteca vegetal parcialmente hidrogenados no se utilizan.

Sustituto para las grasas trans: Busca productos alternativos que no contienen grasas trans, y que no tienen aceite o manteca vegetal parcialmente hidrogenado en la lista de ingredientes. En caso de duda, se supone que todos los alimentos preparados comercialmente contienen grasas trans a menos que se indique lo contrario.

4. Productos Lácteos
Agente proinflamatorio: Tanto como el 60% de la población mundial no puede digerir la leche. De hecho, investigadores piensan que ser capaz de digerir la leche después de la infancia es anormal, en lugar de al revés. La leche es también un alérgeno común que puede desencadenar respuestas inflamatorias, tales como malestar estomacal, estreñimiento, diarrea, erupciones en la piel, acné, urticaria y dificultades respiratorias en personas susceptibles.

Los encuentras en: La leche y productos lácteos son tan penetrantes como los alimentos que contienen aceite parcialmente hidrogenado o aceite vegetal deficiente de omega-3. Aparte de los productos lácteos obvios, como la mantequilla y el queso, los alimentos con contenido lácteo oculto incluyen panes, galletas, pasteles, salsas de crema y cereales en caja. El escaneo de la lista de ingredientes es todavía la forma más segura de buscar leche. Son de los alimentos inflamatorios más fuertes que existen aunque muchas personas no sean conscientes de ello.

Sustituto de lácteos: El kéfir y el yogur sin azúcar son aceptables en moderación para los que no son alérgicos a la leche. Son más fáciles para el estómago, ya que la lactosa y las proteínas en la leche se han roto por bacterias y / o levaduras beneficiosas.

5. Carne de criadero
Agente proinflamatorio: las carnes de ganado producido comercialmente, se alimentan con granos como la soja y el maíz, una dieta con alto contenido de ácidos grasos omega-6 inflamatorios y bajos en grasas omega-3 anti-inflamatorios. Debido a las condiciones de vida pequeñas y estrechas, estos animales también ganan exceso de grasa y terminan con las grasas saturadas altas. Peor aún, para que crezcan más rápido y evitar que se enfermen, también son inyectados con hormonas y alimentados con antibióticos. El resultado es una pieza de carne que tú y yo no deberíamos estar comiendo.

La encuentras en: A menos que se indique lo contrario, la mayoría, si no todas, carne de res, carne de cerdo y aves de corral, se pueden encontrar en los supermercados y restaurantes que se proveen de granjas de engorda.

Sustituto de carnes de criadero: Animales orgánicos de corral que se alimentan con una dieta natural, como hierbas en lugar de granos y hormonas, contienen más grasas omega-3. Tienen más espacio para moverse libremente, también son más delgados y contienen menos grasas saturadas.

6. Carne roja y carne procesada
Agente proinflamatorio: Investigadores de la Escuela de Medicina de San Diego de la Universidad de California, encontraron que la carne roja contiene una molécula que los seres humanos no producen naturalmente llamada Neu5Gc. Después de la ingestión de este compuesto, el cuerpo desarrolla anticuerpos anti-Neu5Gc – una respuesta inmune que puede desencadenar la respuesta inflamatoria crónica. La inflamación latente de bajo grado que no va a desaparecer, se ha relacionado con el cáncer y enfermedades del corazón.

El vínculo entre el consumo de carne procesada y el cáncer es aún más fuerte. En un informe del 2007 por el Fondo Mundial de Investigación del Cáncer y el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, la carne procesada se ha declarado como una causa convincente de los cánceres de colon y recto, y, posiblemente, del esófago y los pulmones también. Productos cárnicos incluye productos de origen animal que han sido ahumados, curados, salados o químicamente conservados.

Los encuentras en: carnes rojas comunes como carne de res, cordero y cerdo, mientras que las carnes procesadas incluyen jamón, salchichas y salami.

Sustitutos de estas carnes: No es necesario evitar la carne roja por completo sobre todo si es orgánica, aunque no puede decirse lo mismo para la carne procesada. Ninguna cantidad de carne procesada es segura. Reemplaza la mayor parte de la carne roja con verduras orgánicas, pollo y pescado, y relega a la carne roja como un regalo semanal. Cuando comas carne roja, no olvides elegir cortes magros y preferiblemente, la de los animales alimentados con pasto. Para reducir la formación de tóxicos generados por el calor, también es aconsejable no quemar tu carne y utilizar el calor húmedo para cocinar así como para guisar, y hervir o cocer al vapor con más frecuencia que los métodos de altas temperaturas , como asar y freír.

7. Alcohol
Agente proinflamatorio: el alto consumo regular de alcohol se ha sabido que causa irritación e inflamación del esófago, la laringe (caja de la voz) y el hígado. Con el tiempo, la inflamación crónica promueve el crecimiento de tumores y da lugar al cáncer en los sitios de irritación repetida.

Lo encuentras en: Cervezas, sidras, licores, y vinos.

Sustituto de alcohol: Un vaso refrescante y para saciar la sed de agua pura, filtrada ¿Qué tal una taza de té verde y jazmín antiinflamatorio y anti-envejecimiento? Si encuentras difícil la idea de cambiar el etanol por el agua o té, al menos limita tu consumo a no más de una bebida por día cada vez que lo tomes.

8. Granos refinados
Agente proinflamatorio: Una gran cantidad de los granos que comemos hoy en día son refinados. Ellos carecen de fibra y vitamina B en comparación con los granos sin pulir y sin refinar que aún tienen el salvado, el germen y la capa de aleurona intacta. Esto hace a los granos refinados tan malos como los azúcares refinados, que son prácticamente calorías vacías. Y los azúcares refinados así como los granos refinados, tienen un mayor índice glucémico que los granos sin procesar y cuando se consumen constantemente, pueden acelerar la aparición de enfermedades degenerativas como el cáncer, la enfermedad coronaria y la diabetes.

Los encuentras en: Productos elaborados con granos refinados están casi todas partes. Los más comunes son: arroz blanco, harina blanca, pan blanco, fideos, pasta, galletas y pasteles. Para hacer las cosas peores, muchos productos con granos refinados se someten a tratamiento posterior para mejorar su sabor, y con frecuencia se cargan con exceso de azúcar, sal, sabores artificiales y/o aceite parcialmente hidrogenado en el proceso. Un buen ejemplo son las cajas de cereales que contienen cantidades considerables de azúcar y aromas añadidos.

Sustitutos de granos refinados: Optar por granos mínimamente procesados si no eres intolerante al gluten o alérgico a los granos. Si eres un ávido por el pan o repostería, invierte en un molino de grano para producir tu propia harina. Será mucho más fresco que el grano rancio que se encuentra en las tiendas. En la compra de cereales u otros productos a base de granos, no tomes lo que dicen las etiquetas de la caja al pie de la letra. El hecho de que la caja dice granos enteros, esto no significa que los granos en el interior son 100% intactos. El problema se debe a la falta de una definición internacionalmente aceptada de la palabra “grano entero”. En caso de duda, si no se ve cerca de su estado natural, no lo compres.

9. Aditivos alimentarios artificiales
 Agente proinflamatorio: Según informes, algunos aditivos alimentarios artificiales como el aspartamo y glutamato monosódico (MSG), desencadenan respuestas inflamatorias, especialmente en personas que ya sufren de enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide.

Los encuentras en: Los alimentos envasados sólo contienen aditivos alimentarios artificiales. Si vas que comprarlos, lee las etiquetas cuidadosamente y analiza sus riesgos. Si pides comida china para llevar, asegúrate de que tienes la opción de pedir sin MSG. De lo contrario, buscar en otra parte.

Sustituto para este tipo de aditivos: Además de limitar el consumo de alimentos procesados, utiliza hierbas anti-inflamatorias, especias o edulcorantes naturales para dar sabor a tus platos en lugar de depender de los aditivos alimentarios.

10. Otros alimentos inflamatorios
Agente proinflamatorio: ¿Por qué esta en blanco el número 10?
Debido a que está destinado para que rellenes con la comida a la que eres sensibles a. Muchas personas son sensibles a ciertos alimentos, pero no son totalmente conscientes de ello. A diferencia de las alergias alimentarias mediante las cual los síntomas por lo general vienen rápidas y notables, los síntomas causados por la intolerancia a los alimentos pueden tardar más tiempo en manifestarse. En consecuencia, cuando aparecen los síntomas de intolerancia a los alimentos, a menudo suelen ser comunes dolencias menores como cansancio y dolores de cabeza. Pero la exposición repetida a largo plazo a los alimentos que irritan puede causar inflamación y conducir a la enfermedad crónica.

Los encuentras en: Los alérgenos alimentarios más comunes son el gluten, la eche, nueces, huevos y verduras solanáceas. Contrariamente a la creencia común, es posible desarrollar una alergia a los alimentos que comes con frecuencia.

Sustitutos de estos alimentos: Si sospechas que un alimento en particular puede ser responsable de la respuesta de tu intolerancia alimentaria, intenta evitar por completo durante unas dos semanas y controlar tu reacción. Al final del periodo de abstinencia, vuelve a introducir los alimentos en tu dieta. Si te notas de hecho incompatible con estos, deberías ser capaz de notar la diferencia en cómo te sientes fácilmente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios