Gracias por su visita.

10 de junio de 2016

LA POSTURA DELATA NUESTRO ESTADO DE ÁNIMO


Cansancio, alegría, fuerza, optimismo.... Si consigues alinear el cuerpo, evitarás el cansancio, dolores de cabeza, espalda y cuello. ¿Cómo saber cuál es la más adecuada en cada momento? Te damos algunos tips para que tu postura no te delate.

La postura te delata
La columna recta, los hombros erguidos, barbilla levantada y abdomen hacia dentro, esta línea recta corporal es la postura ideal para lucir un cuerpo erguido y una salud plena de todos los músculos que intervienen en ella.

Para lograr la postura ideal, es imprescindible tener tanto la mente como el cuerpo en forma. Muchas veces, personas con complejos, estrés o grandes preocupaciones caminan ligeramente doblados sobre sí mismos. Una buena postura además denota actitud y seguridad en ti misma.
Por supuesto, para lograr un cuerpo erguido de músculos fuertes, es importante practicar ejercicio y mantener un peso adecuado. Tanto las personas con sobrepeso como las que son extremadamente delgadas suelen mantenerse en pie sobre malas posiciones, ya que sus músculos y sus huesos o no mantienen su peso o están demasiado débiles para hacerlo.

Para ello, una buena alimentación y ejercicio regular son las grandes claves para que tu postura no te delate. Andar, correr, nadar o montar en bici son algunos de los ejercicios más adecuados para reeducar nuestra postura. El yoga y los estiramientos son otra gran ayuda que te permitirá tener unos músculos 10 y una postura adecuada.

Te proponemos los siguientes consejos que te ayudarán a mantener una postura perfecta en diferentes situaciones de la vida que nos obligan a cambiar nuestros hábitos de posición.

En la oficina
Mantener una buena postura mientras trabajas te ayudará a que tu postura se mantenga erguida en todo momento y además, evitarás dolores de espalda o cuello. Es importante, al estar sentada, que tus muslos se encuentren paralelos al suelo y las rodillas estén ligeramente más altas que las caderas. Con esta postura evitas que tu espalda trabaje más de la cuenta.

El yoga
El yoga es bueno para mejorar tu postura en general. Esta disciplina trabaja los músculos centrales, haciéndolos fuertes para darte una alineación apropiada y así lograr posturas correctas. Es una forma ideal de reeducar tu postura.

Conduciendo
Una buena postura a la hora de conducir no solo te mantendrá erguida sino que te ayudará a evitar accidentes. Coloca el asiento de forma que tengas las rodillas dobladas y un poco más altas que las caderas, con los muslos paralelos al suelo. Hay quien aconseja poner un cojín tras la parte baja de la espalda para dar apoyo a la curva de la espalda pero nunca sentarte sobre él.

Cuando duermes
Usar un colchón ayuda a mantener la espalda recta y así mejorar tu postura habitual. Si eres de las que duermen de lado, colocar una almohada entre tus rodillas para mantener la columna alineada y recta es una magnífica solución. El tipo de almohada que utilices también es importante para dar soporte a la cabeza y a los hombros.

Andando
Evita los hombros caídos cuando caminas. La clave es imaginar que tienes que mantener un libro en tu cabeza. Siente esta sensación para lograr una postura completamente recta y, cuando te acostumbres, te saldrá sola esta forma de caminar.

Tacones
Andar bien con tacones no es fácil, la clave es que tu cuerpo esté relajado y recto. Si caminas encorvada te será más difícil mantener el equilibrio y los tacones no estilizarán tu figura. Intenta no andar rápido, mantén el ritmo y trata de mantenerte erguida, con los hombros en su sitio y la cabeza recta.

En fotos
Para salir bien en las fotos es importante mantenerte recta y con una buena postura. Las posturas naturales son la mejor opción, evitando así estar rígida y nerviosa. Las mejores fotos son siempre aquellas en las que no se ven posiciones forzadas. Es importante la forma en que coloques tu cara. Si tu nariz es ancha o grande, levanta el rostro y, si es una nariz pequeña baja el rostro.

Embarazo
Trata de distribuir el peso del cuerpo entre las dos piernas, al estar parada y de pie. Si estás de pie mucho tiempo, es aconsejable que apoyes una pierna en alguna silla para aliviar la tensión sobre la espalda.

Al borde de la silla
Para asegurarte de que tu postura es perfecta, algunos especialistas aseguran que es recomendable sentarte en el borde de tu silla para que la espalda se mantenga derecha, ya que esta postura no te permite reclinarte relajadamente con los hombros echados hacia atrás contra el respaldo de la silla. Esta postura es ideal para reuniones o entrevistas de trabajo ya que te mantiene con una posición de alerta.

No cruzar las piernas

Cruzar las piernas cuando estás sentada hace que se altere la alineación natural del cuerpo. Siempre se aconseja sentarse con ambas piernas apoyadas en el suelo y evitar posturas que puedan hacer que tu columna quede torcida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios