Gracias por su visita.

7 de junio de 2016

COMO ESTIMULAR NIÑOS CON SINDROME DE DOWN EN CASA


La mayoría de niños con síndrome de Down tienen más dificultades que el resto para aprender a coordinar sus movimientos, decir sus primeras palabras o asimilar conceptos. Sin embargo, si los estimulamos adecuadamente desde pequeñitos, les ayudaremos a mejorar sus capacidades en el futuro.
    
Entre los 0 y 3 años, el cerebro de nuestro hijo se está desarrollando y por eso el trabajo que realicemos con ellos a esta edad va a determinar muchas de las habilidades que los niños tendrán cuando sean adultos. Si tienes un hijo con síndrome de Down te serán muy útiles  ejercicios de estimulación que te proponemos. Son sencillos y los podéis realizar en casa: pasaréis un rato muy divertido juntos, y le ayudarás a desarrollar sus capacidades.

Ejercicios de psicomotricidad
De 1 a 2 años
Para niños de 1 a 2 años, te proponemos estas actividades:
Una vez que se mantenga en pie con apoyo ponle algún juguete u objeto que le llame la atención al otro lado del sofá para que deambule con apoyo.
Ofrécele andadores llamativos que sostengan bien el peso y no se escurran con facilidad.
De la mano deambula con él y colócale pelotas para que chute.
Jugad a hacer torres con cubos o a meter bolas en recipientes.
Dale ceras gordas para que garabatee y pintura de dedos.

De 2 a 3 años
Si tu hijo tiene de 2 a 3 años, puedes probar con estas actividades:
Anímale a saltar subiéndose en elevaciones pequeñas.
Juega al balón con él para que reciba y te pase la bola. Con ello le ayudarás a mejorar su coordinación.
Jugad a hacer bolas y “salchichas” de plastilina o de arcilla.

Ejercicios para reforzar el lenguaje y el área cognitiva
En general, los niños con síndrome de Down son más lentos a la hora de procesar conceptos, y además tienen dificultades para articular bien los sonidos. Para reforzar su aprendizaje puedes plantear estos ejercicios:

De 1 a 2 años
Podemos trabajar la atención con ejercicios manipulativos: meter piezas pequeñas en una botella, realizar encajables sencillos, colocar pinzas suaves de la ropa,…
Jugad con pintura de dedos o pintura de cara a colorear las partes del cuerpo frente al espejo.
Agrupad colores con fichas o piezas de construcción.
Cuéntale todo aquello que vais viendo por la calle, en el supermercado,...
Con cuentos y libros de ilustraciones pídele que señale.
Invítale siempre a que pida las cosas con palabras y no se acomode en los gestos.

De 2 a 3 años
Jugad a escuchar y nombrar sonidos del ambiente: pájaros, coches, ambulancia, agua, perro, batidora,…
Juega a enumerar por categorías: alimentos, animales, partes del cuerpo,..
Clasificad piezas por formas y colores.
Para practicar las posiciones en el espacio, podéis jugar a “representarlas”, por ejemplo: “Vamos a ponernos debajo de la mesa”, ”Coloca el coche debajo de la silla”.

Hay que tener presente que los niños siempre aprenden a través del juego: si este no les divierte, se cansarán y no querrán repetirlo. Recuerda que tú transmites a tus hijos todo lo que sientes en cada momento: miedos, frustración, serenidad, admiración, afecto… Por eso, lo importante es disfrutar del día a día con ellos, respetar sus ritmos y sorprendernos de sus hazañas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios