Gracias por su visita.

8 de mayo de 2016

NUNCA ES TARDE PARA HACER LO QUE QUIERES


Cada indecisión trae consigo sus propios retrasos y se pierden días lamentando los días perdidos…

Comienza a hacer todo aquello que puedes hacer o que te crees capaz de hacer ya que la audacia entraña magia, poder y genialidad.

Cuántas veces hemos tenido que postergar aquello que tanto hemos querido hacer?, aquello que nos hemos planteado una y otra vez, que hemos comenzado y dejado nuevamente, que hemos iniciado con la esperanza de poder terminar o sencillamente aquello que siempre hemos deseado, pero nunca nos hemos atrevido a hacer.

Vivimos atados al tiempo, el tiempo apresa nuestra mente, limita nuestro espacio y muchos de nuestros sueños solo los vemos posibles de realizar ajustados a un tiempo, a una situación temporal que nos amarra y esta idea de hacer todo en su justo momento, en muchas oportunidades ocasiona que dejemos a un lado nuestras metas, bien sea porque no es el momento, porque no nos sentimos preparados, porque debemos dedicarnos a los hijos, porque debemos formar un matrimonio o porque sencillamente la profesión o el trabajo nos ocupa.

Haríamos muchas cosas si creyéramos que son muchas menos las imposibles.

Nunca nos parece que es el momento indicado y siempre hay algo muy dentro de nuestro corazón, muy dentro de nuestra vida que alguna vez quisimos hacer y lo hicimos a un lado.

Lo importante no radica en lo que no hicimos, la virtud está en atrevernos a aprovechar cada instante de nuestra vida, especialmente si sumamos a lo que hacemos normalmente, aquel deseo, aquella actividad, ese sueño que tuvimos y que simplemente apartamos para hacer cualquier otra cosa.

No es justo para nuestra maravillosa existencia, no darnos la oportunidad de manifestar nuestra capacidad. Seguramente cumplimos con miles de tareas, oficios y responsabilidades y siempre vamos a tener algún argumento que justifique el porqué no pudimos hacer eso que tanto quisimos, y no necesariamente se  trate de cosas trascendentales como estudios, viajes, vivir en otro país, también aplica para cosas sencillas, ese libro que nunca leíste, esa llamada que nunca hiciste, esa persona que nunca abrazaste, ese dulce que nunca te comiste… cosas simples y sencillas que siempre quisimos hacer, date el gusto!

No es lo que has hecho, sino lo que no has hecho, lo que te causará congoja al caer el sol.


Nunca es tarde, la voluntad es parte importante en llevar a cabo cualquier sueño, el tiempo que creemos un límite puede convertirse en un aliado y lo más importante es que todo aquello a lo que le dedicaremos menos tiempo por estar atendiendo nuestro sueño, terminará beneficiado, porque seremos personas más plenas, más satisfechas con nosotros mismos y además seguras y plenamente convencidas de que el tiempo brinda experiencia, la experiencia se hace consciencia y no hay nada que con consciencia plena no pueda brillar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios