Gracias por su visita.

16 de mayo de 2016

CÓMO SER EGO-ISTA SIN SER EGOÍSTA


En mi niñez le oía decir mucho a mi madre “No seas egoísta”. Como la hija mayor en la familia, siempre tenía que compartirlo todo con hermanos y primos. Y cuando no quería compartir me llamaban “egoísta”. Así que aprendí que si quería enfocarme en mí misma estaba siendo egoísta y eso era algo malo. Pero si no aprendemos a ser ego-istas, lo que significa apropiarnos de nuestro propio poder y ser/estar en nuestra propia energía, entonces nunca desarrollaremos un basamento sólido de auto identidad, auto control y auto percepción. Las cosas han cambiado, es tiempo de ser egoísta y hacernos más egoístas realmente nos hace más poderosos, plenos y totales. No es interesante que podemos realmente tomar fotos de nosotros mismos en un tiempo en el cual preocuparnos de nuestras necesidades y ser egoístas es necesario en esta parte de nuestro viaje de experiencia.

Hay una forma de ser egoístas que no es la forma enojosa en la que insistimos en ser la persona más importante en la habitación, de cierta forma eso excluye las necesidades y deseos de todos los demás. Nos volvemos egoístas sin serlo a través de la auto percepción. Cuando somos auto perceptivos sabemos lo que necesitamos y canalizamos nuestra energía para crear esos resultados para nosotros mismos. Estamos en un estado de recibir, no de tomar, y estamos creando conscientemente nuestra realidad paso a paso, resultado a resultado. De hecho, es cuando no se nos permite ser egoístas, o de atender nuestras propias necesidades que nos volvemos egoístas, como respuesta a nunca lograr que se cumplan nuestras necesidades.

Como nuestras necesidades siempre se cumplen a través de nuestra intención energética, lo cual también permite que se cumplan de forma creativa y milagrosa, nos conectamos con los demás en el punto de su cumplimiento y no desde el punto de nuestra necesidad. Así que siempre somos totales y completos, lo cual crea sentimientos de confianza y alegría en nosotros y eso se expande a otras áreas de nuestra vida. Cuidar de nosotros mismos, mantener fuertes límites energéticos, ser claros respecto a lo que queremos y a lo que en nuestra realidad, puede ser algo que los demás cataloguen de egoísta pero ser verdaderamente ego-istas, cuidar de nosotros mismos, es la única manera de manejar nuestra energía.

Desde ese punto somos capaces de compartir con los demás fácilmente y con gracia, porque compartimos desde nuestra totalidad. Podemos fácilmente ser tanto dador como receptor, dando desde nuestra abundancia en lugar de tratar de cumplimentar nuestras necesidades de cualquier forma que podamos y recibir sin esfuerzo porque nuestra intención nos abre a recibir bendiciones, mientras que el temor nos desconecta. También no nos involucramos en la envidia, los celos ni albergamos carencias. Lo que hacen los otros se convierte en una opción que podemos crear para nosotros mismos, si eso estuviese alineado con nuestra intención y resultados esperados.

Pero ser ego-istas no quiere decir que lo queramos todo para nosotros sin compartir nunca. De hecho podemos ser más generosos cuando somos ego-istas porque tenemos más para dar.

¿Cómo podemos ser a la vez egoístas y generosos? Como una persona ego-ista, auto perceptiva, utilizamos nuestra energía para cubrir nuestras necesidades, lo que no significa que estemos siempre al frente, capturando cosas para que nadie llegue primero. El ego-ismo nos permite ver el mundo desde un punto de infinita abundancia y posibilidades y potenciales ilimitados. Lo que es mejor y correcto para nosotros puede ser nuestro, cuando lo intentamos como nuestro objetivo. De lo contrario, no nos interesa.

Usamos nuestra energía para establecer límites fuertes que permitan que todo lo que necesitamos se conecte con nosotros en formas ponderosas. Y desde este punto de poder confiado, sabemos que siempre seremos colmados y en la alegría que nos permitimos tener, nunca nos sentimos aislados, abandonados o desprotegidos porque al ser ego-istas siempre somos totales y completos, plenos y poseedores de lo que quiere nuestro corazón.

¿Es tiempo de que ustedes sean ego-istas. Aquí tienen 5 formas de ser más egoístas en su vida:

1. Sean claros respecto a lo que es importante para ustedes y lo que quieren. Y pidan exactamente lo que quieren, no lo que piensan que pueden obtener. No se preocupen por lo que los demás digan o piensen respecto a ello. Ustedes son responsables de lo que se manifiesta en su vida.

2. Sepan que lo que tienen los demás está también disponible para ustedes cuando ustedes están alineados con ello. Hay suficiente para todos y lo que atrae la atención de ustedes es una invitación para que enfoquen su intención en ello.

3. Fijen límites firmes, mi favorito es “todos en mi vida me aman, me respetan y me honran a mí y todo en mi vida es una fuente de amor, paz y alegría’. Utilicen esto diariamente, los ayuda a manejar sus límites energéticos y mantiene fluyendo su energía hacia sus intenciones.

4. Liberen lo que no les sirve o lo que no los hace felices. Si no es una fuente de alegría entonces no es algo con lo que ustedes estén alineados. Déjenlo ir para que algo más ocupe su lugar.

5. Entiendan que ustedes no lastiman a nadie al ser ego-istas, o al tener en cuenta sus propias necesidades y cumplirlas. Todos son responsables de su propia alegría y abundancia y cuando ustedes se ocupan de sí mismos y les muestran a los demás lo confiados, alegres, felices y en paz que están, se convierten en un ejemplo que ellos pueden seguir.


Establezcan una intención de ser ego-istas, de cuidar de sí mismos y establezcan un sendero energético para lograr que se cubran sus necesidades. Ustedes pueden ser ego-istas sin ser egoístas y cuando ustedes cubren sus necesidades, se convierten en fuente de inspiración para los demás.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios