Gracias por su visita.

10 de mayo de 2016

COMO HACER DE ESTE UN GRAN DÍA


Los pensamientos y actitudes que cultivemos en los primeros minutos son decisivos para afrontar el “aquí y hoy” con energía, ánimo y buen humor. Repetirse unos mensajes positivos, poner un título a cada jornada que vivimos y llevar una agenda emocional, son algunas claves para vivir un gran día.

¿Salta de la cama cuando suena el despertador, se bebe un café sin siquiera sentarse, se viste a toda prisa y sale disparado a la calle rumbo al trabajo u otras ocupaciones? Probablemente el estrés se ha instalado en su vida, y en su forma de despertar y tomar la primera comida del día, lo cual no es bueno para su salud, nivel de energía ni equilibrio psicológico.

“La buena noticia es que siempre estamos a tiempo de aprender a levantarnos con el pie derecho, a sentirnos un poco renacidos cada mañana y a empezar bien la jornada para que sea plena, fructífera y exitosa. Sólo es cuestión de práctica y constancia”, señala una terapeuta psicocorporal.

“Poner el despertador con el tiempo mínimo para asearnos, concedernos un amago de desayuno y poco más, quizá nos permita dormir unos deliciosos minutos extra, pero comenzar el día con el tiempo justo y el consiguiente apresuramiento tiene efectos secundarios en forma de estrés”.

Debido a las prisas de primera hora puede ocurrir que a lo largo de la jornada las situaciones nos crispen con facilidad y percibamos una presión y tensión continuas. Con el cuerpo y la mente en esas condiciones lo más probable es que las cosas se tuerzan con más frecuencia de lo que quisiéramos y que no comprendamos a qué se deben los tropiezos.

El primer paso para comenzar bien el día consiste en comprometerse con ello, anotando en la agenda personal algo así como “a primera hora de la mañana, antes de cualquier otra actividad, tengo una reunión conmigo mismo para enfocar la jornada de forma positiva y creativa”.

La siguiente medida para cumplir ese compromiso con nosotros mismos, consistente en poner cada noche el reloj despertador para que nos deje un lapso de quince minutos a media hora a la mañana siguiente, abre la puerta al tercer paso clave para comenzar bien la jornada: desayunar bien.

“El ritmo de vida actual, cada vez más acelerado, repercute considerablemente en nuestra alimentación y hábitos dietéticos. Cada vez dedicamos menos tiempo por ejemplo al desayuno, la primera comida del día y la más importante”, señala la doctora.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios