Gracias por su visita.

18 de mayo de 2016

CADA PERSONA VA A SU RITMO


Dicen que cuando el discípulo está preparado es cuando aparece el Maestro y se da una iluminación.

Por eso hay que respetar los procesos de los demás y no juzgarlos ni presionarlos.

Cada persona va a su ritmo y verá la luz y elegirá lo que crea que es mejor en su justo momento, no antes.

Ahora bien, lo que para ella es mejor no tiene que serlo para ti y aquí debe dar frutos el respeto.

Tú decides aceptar a alguien, quedarte o cerrar un ciclo. Ámate y nunca vivas la vida que no quieres.

Tampoco busques un amor cómodo y facilista porque así no creces y eres prisionero del hedonismo.

Crea tu espacio y respeta el de los demás, anda a tu ritmo y acepta el ritmo de los otros.

Abre la mente y el alma para poder asimilar lo que te enseñan los Maestros que encuentras en tu camino.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios