Gracias por su visita.

29 de abril de 2016

MORIR ES SOLO CAMBIAR DE FORMA


Es admirable la sabiduría tibetana y su actitud serena ante la muerte propia o de los demás.

Para ellos no es un drama sin fin, y sus duelos no son ni un martirio ni una suma de desdichas, llantos y desespero.

Se preparan para ella desde niños, vencen los apegos y saben que morir solo es cambiar de forma.

Para nosotros, en cambio, la muerte es lo peor, hablamos de muertos y amamos con apego sufrientes.

Los muertos no existen ya que los que parten están vivos con un cuerpo de luz y su vida continúa.

Lo sabemos porque ellos se comunican de distintas formas y aseguran que están vivos y bien.

Dos buenas ayudas para hacer un duelo es creer que el ser amado vive y dejar de lado los penosos aniversarios.


Hacerlo es seguir ligados a una muerte y llorar de nuevo incluso quince años después. Nos maleducan para ser masoquistas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios