Gracias por su visita.

19 de marzo de 2016

NO TOME MAS PASTILLAS Y MUÉVASE


No hay que darle más vueltas. Para las enfermedades producidas por el sedentarismo la mejor solución es el ejercicio y no los medicamentos. Así lo afirma un fisiólogo estadounidense.

No tome pastillas, ¡muévase! 
Estudios recientemente publicados por la prestigiosa revista médica The Lancet afirman que el sedentarismo es responsable del 6 por ciento de los casos de enfermedad de las arteria coronarias, del 7 por ciento de los casos de diabetes tipo dos y del 10 por ciento de los casos de cáncer de mama.

Cada día es más común llevar un estilo de vida sedentario. Las personas prefieren pasar horas sentadas en un sofá, comiendo frente a su televisor, antes que salir a ejercitarse. No en vano, la epidemia del siglo XXI es la obesidad.

La falta de actividad física produce condiciones como la diabetes, el colesterol y la presión arterial alta, por mencionar algunas, que se están convirtiendo en el pan de cada día en las consultas de los médicos generales.

De hecho, estudios recientemente afirman que el sedentarismo es responsable del 6 por ciento de los casos de enfermedad de las arteria coronarias, del 7 por ciento de los casos de diabetes tipo dos y del 10 por ciento de los casos de cáncer de mama en la población mundial.

Las cifras son alarmantes teniendo en cuenta que de estos padecimientos se pueden desencadenar aproximadamente cinco millones de muertes al año (en 2008 fueron 5,3 millones).

Por eso, un fisiólogo de la Clínica Mayo en Estados Unidos, decidió ir a la raíz del problema y proponer que el sedentarismo se trate directamente como una patología médica.

Su investigación, recientemente publicada en la revista “The Journal of Physiology”, ha llamado la atención de algunos expertos que históricamente han preferido recetar medicamentos y paliativos temporales, sin enfocarse en la raíz del problema.

Diversos estudios han demostrado que los efectos negativos que ocasiona el sedentarismo se pueden tratar con simple actividad física antes de diagnosticar fármacos o de entrar en tratamientos más costosos y peligrosos.

Por ejemplo, un estudio reciente demostró que con tres meses de ejercicio se mejoran significativamente los síntomas del síndrome de taquicardia postural ortostática (que se refiere al aceleramiento no proporcional del ritmo cardiaco cuando hacen pequeños esfuerzos físicos).

Sin embargo, esa no es la práctica más común en los médicos ni en los pacientes. La propuesta del doctor Joyner es diagnosticar, en primer lugar, un entrenamiento adecuado para cada paciente y, si este fracasa o no es suficiente, se consideren las otras medidas.

Las cifras de las muertes por consumo de tabaco son incluso menores que se registran por causas relacionadas con el sedentarismo.

Generalmente se cree que las pastillas y las medicinas son más efectivas. Lo que parece demostrar este estudio es que las soluciones muchas veces pueden ser más naturales y quizás más fáciles de lo que se cree. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios