Gracias por su visita.

11 de marzo de 2016

CUAL ES LA DIETA PARA LOS NIÑOS CON SOBREPESO


Cada vez es mayor el índice de obesidad infantil. No es por estética que los niños deberían tener el peso deseable de acuerdo a su talla, sino por su salud. Combatiendo este problema a tiempo, se conseguiría reducir el riesgo de sufrir graves enfermedades en edad adulta.

VEGETALES, en el primer plato o como guarnición
Tal vez le cueste con la coliflor o las acelgas, pero ¿has probado con unos espaguetis con calabacín y atún? o ¿con una crema de calabaza? De lo que se trata es de que coman más verduras y hortalizas, alimentos tan ligeros y saciantes como sanos. Si no es en el primer plato-verdura salteadas con gambas, revuelto de espárragos, hojas de col al horno rellenas de carne, etc.-, inclúyelas como guarnición-calabaza a la plancha, brochetas de champiñones, etc.-.

Las FRUTAS es el postre de elección
En especial, los niños con sobrepeso deberían comer tres piezas de fruta de tamaño mediano al día. Sustituyendo los postres lácteos-natillas, flan, arroz con leche...-por un kiwi, una ciruela o una pera, para reducir el aporte grasas y azúcares y, por tanto, el número de calorías del menú.

Elige la PASTA y el PAN INTEGRALES
Los niños con sobrepeso han de seguir consumiendo alimentos ricos en hidratos, el macronutriente que les aporta la energía que tanto necesitan. Vale la pena, eso sí, optar poe el pan, los cereales, la pasta y el arroz integrales. Por su riqueza en fibra, estos aliementos controlan su apetito durante más tiempo, y, al prevenir los picos de insulina, reducen el almacenamiento de grasas.

Sí a las salsas a base de TOMATE
Con tomate fresco envasado al natural, cebolla picada y unas gotas de aceite darás con una sabrosa salsa a la par que ligera, el sustituto ideal de las salsas a base de aceite -mayonesa, alioli, etc.-, o de base láctea -nata líquida, queso, leche y harina, etc.-. También es buena idea añadir rodajas de tomate a los bocadillos a fin de potenciar el sabor del queso fresco, el pavo o el jamón, algunos de los rellenos menos calóricos.

Cuando la fatiga se prolonga durante más de seis meses y se ve mermado el rendimiento físico e intelectual, los expertos prefiern hablar de astenia crónica o síndrome de fatiga crónica. Este transtorno suele ir acompañado de cefaleas, dolores articulares, problemas de garganta y transtornos de sueño.

Dieta de calidad. A fin de aumentar el nivel de vitalidad, los especialistas aconsejan reducir el consumo de productos refinados y dulces, aumentando al mismo tiempo el pan de cereales integrales, verduras, legumbres y frutas.

Apoyo herbal. La infusión de regaliz y de romero, así como las cápsulas de eleuterococo o de ginseng combaten el agotamiento y levantan el ánimo.
Aumentar las horas de sueño es clave. Un reciente estudio  señala que arrastramos un déficit de sueño de entre una y dos horas diarias, algo que no sólo  reduce nuestro nivel de energía sino también nuestro capital de salud y de juventud.

Sueño reparador. Los alimentos ricos en triptófano favorecen el descanso. Si duermes menos de ocho horas al día porque te cuesta conciliar el sueño, incluye un plátano de postre ent u cena y toma, antes de dormir, un batido de leche hervida con avena.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios