Gracias por su visita.

4 de marzo de 2016

COMO PUEDE LLEGAR UN COLEGIO MODESTO A SER EL EL MEJOR


Este año los más altos resultados del examen del Icfes los obtuvo el Liceo Campo David, un modesto plantel que varias veces ha superado a colegios mucho más costosos ¿Cómo lo hace?

Una institución sin mayores pretensiones en la infraestructura física pero con enormes ambiciones en materia pedagógica, se convirtió este año en el colegio con los mejores resultados en las pruebas de Estado.

Se trata del Liceo Campo David, ubicado en la localidad de Tunjuelito, al sur de Bogotá, y que atiende a cerca de 600 estudiantes de los estratos 1, 2 y 3, principalmente. Los estudiantes de este colegio han ocupado el primer lugar en 2010 y 2015. La institución está entre las de mejores resultados en las pruebas Icfes en el consolidado de la última década.

Los resultados de sus estudiantes hablan por sí solos: sus 20 estudiantes de grado 11 obtuvieron este año una calificación promedio de 82,76, lo que prueba que, a pesar de las limitaciones económicas, “sus sueños no tienen límites”, como lo asegura el rector de esta institución, Henry David Romero Vivas.

El rector del Campo David no oculta el orgullo de liderar una institución con tan buenos resultados académicos. “Desde 2006 para acá hemos logrado que 80% de nuestros estudiantes hayan ingresado a la Universidad Nacional y tenemos 31 estudiantes becados en la Universidad de Los Andes”, explica.

¿Cuál es el secreto? Para Romero Vivas, son varios factores: el primero, que quien ingresa al colegio no es solo el estudiante sino su familia, pues la clave de un buen proceso educativo está en “el esfuerzo, la dedicación, la constancia, la perseverancia y el acompañamiento del maestro dentro y fuera del aula,”.

El segundo factor diferenciador está en los programas de formación y bienestar para los maestros. Por eso critica que se contrate por solo 10 meses a los profesores, desconociendo los derechos que tienen como trabajadores y “como si ellos no existieran por dos meses”.

El sistema de evaluación también es un factor clave pues usa “una estructura para la aplicación y el desarrollo de las competencias, conocimientos y habilidades”. La Prueba Integral, o PI, consiste en la construcción o adecuación de un texto ya sea científico, instructivo, argumentativo o literario, donde los docentes evalúan al tiempo seis asignaturas del plan de estudios. El colegio no contrata asesores externos para preparar a sus estudiantes para el Icfes, pero mantiene sus puertas abiertas todos los sábados para que sus alumnos refuercen sus conocimientos o, incluso, vean materias que no se ven en el pénsum, como etiqueta, cocina o artes manuales.

Los resultados del Campo David confirman una vez más que la calidad de la educación no depende de lujosas instalaciones, costosos recursos tecnológicos o cuantiosas inversiones en intercambios. Más bien obedecen a maestros comprometidos con formar de manera integral a sus estudiantes, y padres que se involucran en la formación de sus hijos porque, como lo asegura Romero Vivas, la educación no solo se logra en el aula de clases, sino en todas las circunstancias de la vida que forman a los estudiantes.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios