Gracias por su visita.

21 de febrero de 2016

LOS DOS CÍRCULOS


Un sabio dijo a sus discípulos: cada día eliges entrar en un círculo de influencia o de desgaste. Tu círculo de influencia simboliza aquello que sí te corresponde y en donde puedes hacer algo. Con sabiduría ves claro qué puedes cambiar y en qué personas o hechos puedes influir.

Tu círculo de desgaste es aquel en el cual te alteras y pierdes tu paz criticando o haciendo lo que no te corresponde. Ojo, practica el arte de decir No, y no sufras tratando de cambiar lo que no puedes en tu casa o fuera.

Ojala lo veas claro y salgas siempre del círculo de desgaste que te roba todas tus energías. Enfócate sólo en tu círculo de influencia, transita senderos de paz y no andes peleando con la vida. Aunque te cueste aceptarlo, hay personas que necesitan tocar fondo y no puedes evitarlo, así aprenden su lección. Millares de mamás sufren en el círculo del desgaste.

No actuó así el siquiatra vienés, Victor Frankl, que en un campo de concentración nazi decidió no entrar al círculo del desgaste y estar sólo en el círculo de la influencia positiva. Por eso decretó: "no me suicidaré como muchos compañeros. Aprenderé algo en este terrible lugar para el servicio de la humanidad, y atenderé a otros como médico y psicoterapeuta". Comía solo un caldo aguado y un poco de pan, y trabajaba largas jornadas en climas extremos.

Estos fueron sus siete apoyos para sobrevivir:

1. El amor a su familia y su esposa, le dio fuerza para continuar. Y así lo expresó: "el amor es la meta más elevada y da sentido al vivir".

2. La vivencia de la naturaleza: admiraba los atardeceres en el bosque y todo lo hermoso que veía.

3. El arte: reunía a los otros para recitar poesías, cantar o recordar obras de teatro.

4. El humor: contaban chistes y se alegraban si las sirenas anunciaban bombardeos ya que interrumpían el arduo trabajo.

5. El perdón: no alimentó odios y vivía el ahora enriqueciéndolo con vivencias anteriores.

6. El servicio. Ayudar a otros aligeraba su fardo y le daba alientos y energía para no sucumbir.

7. La espiritualidad. Oraba sin cesar y cantaba salmos en hebreo. Su fe fue un apoyo vital.

Son siete poderosas fuerzas de transformación personal y del mundo. Llévalas a tu vida y esté alerta para salirte del círculo del desgaste. Allí sufres con crítica destructiva, juicios, resistencia a la realidad, apegos, sobreproteger a los otros, el papel de víctima o buscando aprobación.

Vive sólo en el círculo del influjo positivo que ejerces con amor, respeto y bien consciente de tus talentos y tus límites. Aunque te cueste, no interfieras en los procesos de otros con ayudas que en realidad hacen daño y casi siempre son cómplices de la irresponsabilidad del que está mal, porque quiere.


Ayudar es muy difícil y pocas veces arregla algo. Hay limitados admirables y protagonistas de su vida, porque no les ayudaron y tuvieron que aprender a superarse como Tony Meléndez, Bárbara Guerra, Jessica Cox o Nick Vujicik. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios