Gracias por su visita.

15 de enero de 2016

ESTOS SON ALGUNOS DE LOS MEJORES REMEDIOS NATURALES


La Salud es uno de los bienes más preciados que tenemos, si no el que más. Gracias a los avances en la medicina disponemos de medicamentos y técnicas de diagnóstico y cirugía más eficaces que han permitido mejorar nuestra calidad de vida haciéndola incluso más larga.

Sin embargo, existen innumerables formas de cuidar nuestra salud de un modo natural y ecológico como ya lo hacían nuestros antepasados huyendo de posibles efectos secundarios. La Homeopatía, las Flores de Bach, la Aromaterapia o la Acupuntura son algunas de las terapias naturales más populares.

Para controlar la glucosa: junto con el tratamiento farmacológico, el melón amargo, la bardana y la canela de china ayudan a mejorar el funcionamiento de la insulina en la diabetes tipo 2 y a reducir los daños asociados a la diabetes tipo 1 en ojos y corazón, por ejemplo.
 
Para la afonía o disfonía: lo mejor es hacer gárgaras con agua salada, agua mezclada con zumo de limón y miel o con infusión de hierbas como el erísimo o la agrimonia.
 
Para las alergias: algunas plantas en infusiones como la capsaicina, la ortiga, el regaliz o el quercitin ayudan a combatir los efectos de éstas gracias a sus propiedades antihistamínicas y antiinflamatorias.

Para la infección de orina: la homeopatía puede ser un gran aliado gracias al efecto que produce el cantharis, la dulcamara, el mercurius corrosivus o la pulsatilla en el organismo.
 
Para la vista cansada: lo mejor es el jaborandi cuando la fatiga aparece ante el más mínimo esfuerzo o la ruta graveolens en caso de que la vista cansada vaya acompañada de dolor de cabeza y sensación de tensión ocular.

Para mejorar la circulación: algunas plantas medicinales tomadas en forma de infusión como el naranjo amargo, el hamamelis, el rusco, la vid roja, el castaño de indias, el grosellero negro o el ginkgo ayudan a mejorar el funcionamiento del sistema circulatorio.

Para el síndrome premenstrual: son muchas las Flores de Bach que pueden ayudar a las mujeres en esos días del mes, por ejemplo, la avena silvestre, el olivo, la mostaza, la agrimonia, el muérdago, el alerce o el castaño blanco.

Para el insominio: la esencia de lavanda ayuda a reducirlo y a descansar mejor por la noche.
  Para el dolor de garganta: las infusiones de malvavisco, malva o agrimonia ayudan a reducir las molestias, las irritaciones y los dolores.
 
Para la fibromialgia: para luchar contra sus síntomas lo más aconsejable es recurrir al castaño dulce, al gentian, al natrum muriaticum, a la árnica 30 H, a la bryonia 30 CH y al olmo.

Para la piel irritada: el ácido gammalinoleico, el espino amarillo, los probióticos, la dulcamara o la caléndula son los grandes aliados en el cuidado de la piel. También lo son el antimonium crudum 6CH, la calcarea carbonica 9CH y el psorinum 30CH.
Para la conjuntivitis: para solucionar este trastorno ocular está especialmente recomendado el argentum nitricum 7CH, la euphrasia officinalis 7CH, el mercurius solubilis 9CH o la pulsatilla 7CH.

Para la sequedad ocular: para ojos irritados y resecos lo mejor es la alumina, en cambio para pieles y mucosas secas lo mejor es el arsenicum album.
 
Para las encías: para evitar que sangren o que produzcan dolor lo mejor es la belladona 9CH, la chamomilla 9CH, el mercurius solubilis 9CH y el plantago mayor 7 CH.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios