Gracias por su visita.

20 de enero de 2016

DEJA DE CULPARTE Y DE CULPAR


Los que viven culpando a los demás están tan atascados como un carro en un trancón eterno.

Ojalá perciban que al culpar, no solo no arreglan nada, sino que empeoran su incierta situación.

Ojalá sean conscientes de que todo mejora si asumen responsabilidad y destierran los sentimientos de culpa.

La verdad es que nadie puede causarte daño sin tu consentimiento, sin que tú lo permitas.

Pueden robarte, traicionarte o herirte, pero al fin eres tú quien decide cómo reaccionar. Es tu libertad.

El ser sabio logra permanecer imperturbable ante lo peor, consciente de que todo es pasajero.

No es fácil lograr ese control, pero lo logras con Dios en el alma y dedicado a manejar las emociones.

Examínate y deja de culparte o de culpar; al hacerlo tomas el sendero de la luz y la felicidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios