Gracias por su visita.

30 de enero de 2016

¿CON QUIÉN PUEDO HABLAR?


Un millonario muere y se va al cielo. San Pedro está esperando en la puerta del cielo para saludarlo y guiarlo. El hombre está maravillado con semejante belleza y perfección mientras camina por el cielo al lado de San Pedro. Los jardines están impecablemente cuidados y llenos de todas las plantas exóticas imaginables. Grandes mansiones están estéticamente ubicadas en todos lo jardines.

El hombre casi llora al ver toda la belleza y majestad del cielo, y San Pedro lo sigue guiando por un camino. Los colores que lo rodean son simplemente increíbles.

El hombre se dirige a San Pedro y le pregunta:

-¿Dónde esta mi casa?.

San Pedro responde: -Un poco más lejos.

Bajan unas escaleras y, de repente, el hombre ve que todo comienza a cambiar. Las mansiones ya no son mansiones. Son casitas campesinas. Hay pocos jardines. Los colores son apagados sin vida.

-¿Dónde esta mi casa? -pregunta el hombre un poco agitado.

-Solo unos pasos -responde San Pedro.

Bajan unas escaleras más y el ambiente es completamente diferente. Las casas son apenas unos ranchitos, los colores son grises y marrones; el camino está empantanado y las plantas que hace poco florecían han desaparecido.

Sorprendido con semejante cambio, el hombre sujeta el brazo de San Pedro. Caminan un poco más, y San Pedro se detiene. Señala una casucha, que apenas alcanza a sostenerse sobre los pilotes. No hay vegetación, ni colores, ni belleza alguna. De hecho, es tan oscura que el hombre casi no puede verla.

El hombre mira a San Pedro y le dice: -Es obvio que no sabes quién soy yo, ésta no puede ser mi casa. Yo tenía una gran fortuna en vida. Tenía diez casas con cientos de sirvientes. Podía comprar lo que quería. Sé que esto es un error.

El hombre protesta indignado: -¿Con quién puedo hablar?

San Pedro mira al hombre a los ojos y le dice: -No hay ningún error. ¡Es lo único que pudimos construir con los materiales que nos enviaste!

Tomado del libro “Asuntos Pendientes”

¿Con quién puedo hablar?, es una pregunta que nace de la arrogancia de alguien que sabe que usa su poder para influenciar actitudes en las demás personas, en nuestro medio es una frase frecuente, que deja entrever que solo al expresarla, quienes la escuchan, asumen respuestas que danzan entre la adulación, el miedo, el respeto e inclusive la burla.

Cualquiera que sea el efecto que cause, está mostrando a una persona con un ego fuerte que construye su poder personal de acuerdo con el monto de sus riquezas materiales, éstas son las que le dan seguridad y confianza, sin embargo es importante tener claro, que en algunos momentos de la vida, por más riquezas y poder que se ostente, hay eventos muy poderosos, en los cuales no es válida ninguna influencia.

También es interesante analizar cómo se transforman los hábitos y los valores en algunas personas, cuando se adquieren riquezas materiales, si bien es cierto que vivir implica tener objetos y disfrutarlos, esto no significa que el objetivo de la vida misma esté en el comprar y el poseer, por más placer que éste origine; a propósito:

-¿Cuando va de compras, cuánto le dura el placer de tener?

-¿Si pudiera salvar algún objeto suyo de un desastre, qué salvaría?

-¿De sus pertenencias, cuál es la que le produce más seguridad?

-¿Con cuánta frecuencia usa sus influencias?

-¿Los demás le consideran influyente?

-¿Sus apegos materiales le hacen sentir feliz o infeliz?

-¿Se siente superior a los demás?

-¿Ha usado alguna vez la frase, sabe quién soy yo?

Lao Tse, dijo alguna vez: “Cuando más te apegas, más pierdes”, y es que en algunos instantes de la vida no tienen poder, ni los títulos académicos, ni el cargo, ni el rol familiar, ni social, son tiempos de despojo, no valen las influencias, ni la historia construida y el dolor se acrecienta con la íntima idea de la pérdida de las posesiones.

De un maestro leí lo siguiente que: “Uno al morir solo se lleva lo que ha dado”, respecto a esta frase

¿Cómo cree que está al día de hoy su equipaje emocional?

¿Considera que tiene acciones por realizar con usted mismo o con sus seres queridos?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios