Gracias por su visita.

4 de diciembre de 2015

SOMOS LIBRES Y DIOS RESPETA ESA LIBERTAD


EL HOMBRE TIENE UN DON, EL DON DEL LIBRE ALBEDRÍO.

Somos libres para seguir o darle la espalda a ese Cristo que nos vino a traer la enseñanza de un camino seguro de Verdad y de Amor.

Nos deja en plena libertad de escoger. El nos deja libres.
¡Nada resulta tan fácil como obrar cual si no le hubiésemos encontrado, como si no le hubiésemos conocido!.

Dios está en medio de nosotros como uno que sirve. Dios se propone... Dios es un compañero fiel y, en cierto aspecto, silencioso. Todos nosotros tenemos el terrible poder de obligar a Dios a callarse.
Lo podemos callar con muchas cosas. La música estridente del mundo del consumismo, del tener, del poder, de la ambición, de los placeres, del vicio, de la corrupción. Tambien la tibieza, la desidia, la flojera, la frialdad, los respetos humanos, el descuido para todas las cosas del espíritu, el no buscar con afán conocerlo más profundamente para saber amar a ese Dios del que provenimos y al que tarde o temprano veremos un día cara a cara.

Somos libres y Dios respeta esa libertad que maneja nuestra voluntad. Sabe cómo somos, nos conoce... También sabe que nos acechan enemigos poderosos en el paso por la vida: el Maligno no descansa. El lo sabe muy bien porque hasta a Él, para ser igual a nosotros, fue tentado y por eso precisamente no nos deja solos…

Nos dio al Espíritu Santo para ayudarnos, tenemos la oración, el Sacramento de la Reconciliación y la Eucaristía

Atemos nuestra LIBERTAD A UN DESEO.


Empecemos hoy. Dios nos llama, Dios nos ama y nos espera siempre.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios