Gracias por su visita.

3 de diciembre de 2015

¿QUÉ CLASE DE CELOSO ERES?


Posesivo: sus celos no se limitan al sexo opuesto. Odia que cualquier ser viviente (madre, hermano, tía, perro, vegetal) le robe el tiempo y la atención de su pareja. No soporta sentir que -por un segundo siquiera- ocupa el segundo lugar en la mente de su amado/a.

Resentido: siempre teme y sospecha que su pareja vive recordando relaciones anteriores. Se imagina todo lo que su novio/a ha compartido con otras personas y sufre. Le gustaría haber sido su primer amor, con tal de estar presente en cada una de las memorias. Su peor faceta: pregunta lo que en realidad no quiere saber. Ocurre que tampoco tolera sentir que no sabe algo.

Invasor: revisa agendas, husmea en la correspondencia, abre los correos electrónicos y hace todas esas cosas que molestan a cualquiera. La peor parte: cuando la víctima de espionaje reclama, este celoso dice: ¡Ah! ¿Así que escondes algo?

Sin limites: tiene repentinos ataques de celos por cualquier cosa. Y la mayoría de sus apreciaciones
y reclamos tiene tan poco que ver con la realidad que lo único que consiguen es complicar la relación. "¿Y desde cuándo te gustan las películas de acción? Habrás conocido a alguien que influenció..."; o "¿Un nuevo compañero de trabajo?... ¿Cuántos años tiene? ¿Es soltero? ¿Te parece buen mozo?", son frases frecuentes en su boca.

Abandonador: sin necesidad de que su pareja haya concebido siquiera la idea de ser infiel, este celoso avisa que lo peor que le pueden hacer es mentirle, que jamás perdonaría una traición, que no dudaría en desaparecer si se enterara...

Silencioso: parece no inmutarse cuando su pareja le da motivos para sentir celos. Esto, claro, provoca la insistencia del otro (que quiere saber si hay sangre o clorofila ahí dentro). Pero el que calla lo hace por orgullo: siente que si reclama o hace una escena está mostrando su inseguridad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios