Gracias por su visita.

21 de diciembre de 2015

LOS QUE ACOMODAN LA REALIDAD SEGÚN SUS DELIRIOS


La siguiente historia es bien apropiada para los que acomodan la realidad según sus delirios:

Un elefante extraviado llegó ante un barranco profundo y se detuvo ante un frágil puente de madera.

Titubeó unos instantes pero, al fin, se animó y comenzó a caminar sobre la débil estructura.

El puente crujía y se balanceaba peligrosamente soportando con dificultad un peso tan desmesurado.

Una vez a salvo, al otro lado del precipicio, una pulga que estaba en la oreja del elefante exclamó:
"Muchacho, fue increíble; mira cómo hicimos temblar ese viejo puente".

¿No es así como actúan los arrogantes y los fanfarrones, enfermos de un virus llamado soberbia?


Por ahí los ve uno, hoy deslumbrados por un cargo y mañana estrellados por no valorar la sabiduría de la humildad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios