Gracias por su visita.

26 de diciembre de 2015

COMO COMBATIR EL METABOLISMO LENTO


¿Estás subiendo de peso con facilidad o no puedes bajar de peso fácilmente? Aquí puedes encontrar las posibles causas y soluciones relacionadas con un metabolismo lento.

Cuando tu cuerpo decide retrasar su metabolismo se trata de una cosa: supervivencia. No se trata de que tu cuerpo esté tratando de conspirar contra ti y arruinar tu vida. Es tu cuerpo haciendo una sabia decisión de sacrificar la salud a largo plazo para la supervivencia a corto plazo porque se le está diciendo que lo haga (por lo general a través de la escasez de alimentos / nutrientes).

El enlentecimiento del metabolismo le permite a tu cuerpo aguantar más tiempo con menos comida. El cuerpo también tiende a aferrarse a la grasa como un mecanismo de protección.

Así que, si este es el lugar donde estás, debes saber que hay maneras para revertir el metabolismo más lento. Saber qué hábitos cambiar es el lugar más importante para empezar.

Paso 1: Identificar el gatillo disparador del metabolismo lento:

No comer suficientes alimentos
Para hacer una analogía, piensa en tu cuerpo como una casa. Si no estád haciendo suficiente dinero para pagar la factura de electricidad, ¿qué haces? Bueno, bajas la calefacción en tu casa para compensar, así como es posible que no enciendas las luces con la frecuencia o dejas de realizar un mantenimiento regular. El cuerpo funciona de una manera similar. Cuando no hay suficientes calorías entrando al cuerpo, ahorra energía mediante la reducción de la temperatura corporal (ralentizar el metabolismo), rechazando los jugos digestivos (haciendo la digestión más débil), reduciendo el pulso, y desacelerando la función tiroidea (que resulta en menos energía). Esta es una respuesta integrada en la supervivencia por el cuerpo, para ayudar a que vaya más con menos comida. Y esto no es una mala cosa. En realidad es una cosa muy buena, porque va a ayudar a mantenerte con vida en caso de emergencia o hambre.

No comer suficientes carbohidratos
Los carbohidratos son realmente el macronutriente más importante cuando se trata del metabolismo (macronutrientes son proteínas, carbohidratos y grasas). Todos los macronutrientes son extremadamente importantes, y ninguno jamás se deben limitar de cualquier manera intencional. Los hidratos de carbono adecuados en la dieta son muy importantes, ya que la conversión de la T4 (hormona tiroidea inactiva) en T3 (hormona tiroidea activa) depende de suficiente glucosa (azúcar) y el glucógeno almacenado (azúcar) en el hígado. Por lo que necesita carbohidratos regulares para establecer el escenario para que eso suceda.

Otras causas
Si estás comiendo suficientes calorías, hidratos de carbono, nutrientes, y sigues teniendo problemas, hay algunas otras cosas que quizás deberías pensar. Considera si alguna de las siguientes podría aplicarse a tu caso:
- Desnutrición hepática: a menudo causada por la no suficiente proteína (animal) de alta calidad. Común en los que tienen antecedentes de veganismo o dieta vegetariana baja en proteínas y que no llevan la dieta con conocimiento.
- Deficiencias nutricionales: las deficiencias de vitaminas solubles en grasa son comunes debido a la popularidad de las dietas bajas en grasa, así como algunas otras deficiencias de nutrientes comunes.
- Mala digestión: la digestión débil baja a menudo la regulación del apetito debido a la hinchazón, estreñimiento y muchas veces hace que no puedas disfrutar de la mayor cantidad de calorías.
- El desequilibrio hormonal: los niveles bajos de progesterona o la dominación del estrógeno pueden ralentizar el metabolismo al interferir con la capacidad del cuerpo para convertir la hormona tiroidea (T4 aT3).
- Estilo de vida tóxico y / o pobre desintoxicación del hígado: el exceso de toxinas en la dieta y estilo de vida, así como pobre desintoxicación del hígado  carga más el metabolismo.
- Estrés: la conversión de la hormona cortisol bloquea la conversión de la hormona de la tiroides, la cual, de manera protectora ralentiza el metabolismo a través del tiempo.
- Inflamación: sensibilidad a los alimentos, alergias a los alimentos, las grasas poliinsaturadas (aceites vegetales) son causas comunes de la inflamación.
- El exceso de ejercicio: el exceso de ejercicio, especialmente cuando la dieta es pobre es una forma segura de poner a tu cuerpo a funcionar en modo de supervivencia al disminuir el metabolismo.

Paso 2: Apoya el disparo de un metabolismo lento con comida
Una vez que hayas descubierto la causa (s) que están contribuyendo a que tengas un metabolismo más lento, es el momento de hacer algunos cambios. Cuanto más largo sea el tiempo en que tu metabolismo se ha ralentizado, más causas es probable que encuentres, y más será el tiempo que tardarás en darle la vuelta.

- Si la causa es no estar comiendo suficientes alimentos y / o nutrientes, es el momento de comer más comida de verdad y dejar de contar calorías.
- Si la causa es comer muy pocos carbohidratos, es el momento de trabajar algunos carbohidratos densos en nutrientes en tu dieta gradualmente.
- Si la causa es las deficiencias nutricionales, es el momento de llenar los "huecos" de nutrientes en tu dieta.
- Si la causa es un hígado desnutrido, es el momento para nutrir el hígado con los alimentos adecuados.
- Si la causa es una mala digestión es el momento de aprender acerca de qué alimentos son los más fáciles de digerir y trabajar con tu cuerpo para regular al máximo tu digestión a través del tiempo.
- Si la causa es el desequilibrio hormonal, es el momento de asegurarte de que estás apoyando la producción de hormonas para darle a tu cuerpo lo suficiente de las materias primas que necesita para producir hormonas.
- Si la causa son las toxinas, es el momento de deshacerte de las toxinas de tu comida, y desintoxicar tu estilo de vida.
- Si la causa es exceso de ejercicio, es el momento para asegurarte de que estás apoyando el balance de energía en el día a día (evitando un déficit de calorías).

Paso 3: Se constante y paciente
Se paciente con tu cuerpo. No consigues un metabolismo lento durante la noche, y una recuperación no la vas a conseguir en un día, semana, mes, 6 meses o incluso un año en algunos casos. Comprende que tu cuerpo está haciendo lo mejor que puede para volver a encontrar el equilibrio y la homeostasis (balance) otra vez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios