Gracias por su visita.

25 de noviembre de 2015

LA ÚLTIMA GOTA DE UN VASO QUE YA ESTABA LLENO


Casi siempre cuando alguien se suicida lo viene pensando hace tiempos hasta que un detonador lo impulsa a hacerlo.

Con un juicio superficial la gente cree que ese último hecho fue la causa, pero sólo fue la última gota de un vaso que ya estaba lleno.

El suicida no busca ayuda, se encierra, deja que se le junten muchos problemas y carece de resiliencia.

Resiliencia es la capacidad de manejar la adversidad, es un poder espiritual, mental y emocional para no sucumbir.

Uno de los errores del suicida es creer que se quita la vida cuando en realidad sólo se quita el cuerpo.

Su espíritu sale de ese cuerpo en un estado de desasosiego y confusión que le impide trascender.

Habitualmente se queda en un plano intermedio y hay que ayudarle con oración para que siga su camino y se una a la Luz que ve.

Al partir se da cuenta que evadió un problema que podía superar y vuelve acá a afrontar una situación similar, retorna a aprender lo que necesita.

En su inmenso desvarío el suicida no soluciona nada y deja a sus seres queridos una pesada carga de culpa, rabia y dolor. 

Su espíritu sale del cuerpo en un estado de confusión y desasosiego que le impide trascender. 

Se le ayuda al hablarle con amor para que se perdone, se calme y se unan a la amorosa Luz que ve. 

Hay muchas razones para llegar al desatino de matarse, pero siempre se dan dos vacíos profundos: El afectivo y el espiritual. 

Reflexionar sobre el suicidio puede servirte para mejorar tus relaciones con Dios y con los otros. 

Sólo en un clima de afecto sincero y espiritualidad profunda logras sortear los escollos y no sucumbes. 

Cuando sólo hay sombras amenazantes ¿para qué te sirven la fama, el dinero o las posesiones? 


Nunca coquetees con el suicidio, borra esa idea de tu mente y busca ayuda para afrontar las crisis. El suicida vuelve acá a hacer el mismo aprendizaje

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios