Gracias por su visita.

27 de noviembre de 2015

LA CIENCIA DEL TRABAJO VACIO


¿Está revisando sitios web entre reuniones, quedándose un buen tiempo junto a la máquina de café en la oficina o escribiendo una novela durante las horas de trabajo? Felicitaciones, está haciendo su parte del “empty labor” (literalmente “trabajo vacío”).

Ese es el término que se utiliza para las actividades no laborales que hacemos en el trabajo.

Los empleados en general pasan cerca de dos horas holgazaneando en su tiempo de trabajo, y este “mal comportamiento organizacional”, probablemente es más común de lo que piensa la mayoría de los gerentes (a menos que estos también aporten una buena cantidad de trabajo vacío).

Muchos de nuestros trabajos se han vuelto más exigentes que nunca, pero “no todas las partes del mercado laboral son impulsadas por una feroz competencia que intensifica los días de trabajo de la gente.

Si bien los empleadores usan tecnología para asegurarse de que la gente haga su trabajo —desde software que monitorea la actividad en las computadoras hasta sistemas de GPS que rastrean el paradero de los conductores que hacen entregas—, los empleados a menudo descubren cómo esquivar esos controles.

¿Qué hacemos con nuestro deseo de trabajar menos y vivir más?

¿Por qué hacemos esto?
El trabajo o las tareas parecen no tener sentido. Las (tareas) no atendían ninguna necesidad humana, tal vez ni siquiera las necesidades de la compañía. Algunos entrevistados expresaron frustración con la empresa o cierto gerente.

En algunos casos, los trabajadores tenían la sensación de que está bien recuperar parte del tiempo que el trabajo asalariado nos quita de forma consistente.

Estamos viendo una intensificación del trabajo en general. Pero el trabajo asalariado es una institución desigual en términos de seguridad laboral y en términos de estrés y presión, (así que algunos trabajadores tienen más libertad para flojear). A menudo los que menos cobran tienen que hacer más y más sin la posibilidad de siquiera tomarse un descanso de cinco minutos, mientras que otros pueden estar bastante inactivos en el trabajo.

¿Los empleadores están al tanto de lo poco que trabaja realmente la gente?
Algunos de ellos probablemente sí. Y creo que la mayoría de las empresas quiere reducir esto lo más posible. Luego hay empresas como Google o Facebook, en las que incluso se jactan de la fusionar el placer con el trabajo. Pero eso se da sólo entre los pocos privilegiados.

Creo que el trabajo regulado por tiempo es muy obsoleto hoy en día, especialmente para trabajos de conocimiento. Pero hay otras formas de controlar la producción y medir el desempeño.



Algunas personas son forzadas a hacer un trabajo vacío contra su voluntad y no lo disfrutan.
Realmente quería hacer algo más productivo, pero el gerente estaba demasiado ocupado para inventar nuevas tareas. En esa situación, simplemente tuvo que simular trabajo porque también hay presión de sus colegas; tampoco quería parecer inactivo frente a ellos. No había ningún intento de eludir de su parte.

¿Qué sucede con las personas en empleos de menor sueldo?
Esos trabajadores suelen ser los más propensos a ser monitoreados con tecnología por sus empleadores, y por lo tanto no son los que pasan la mitad de sus horas de trabajo holgazaneando. Pero incluso si uno es intensamente monitoreado, podría también haber espacios para flojear.

¿Dónde encontró más trabajo vacío?
No se puede generalizar a partir de la muestra. La mayoría de ellos eran oficinistas con títulos académicos y bastante autonomía en sus empleos. Si uno quiere dedicarse a formas extremas de trabajo vacío —algunas personas pasaban la mitad de sus horas de trabajo en actividades privadas— entonces deberá tener algo de experiencia y conocimientos, y eso no es posible para todos. Un redactor en una agencia de publicidad pasaba la mayoría de sus horas escribiendo en su blog. Entrevisté a varios desarrolladores web que habían descifrado cómo llegar tarde e irse temprano, y un archivista que escribió la tesis de su maestría mientras estaba en el trabajo.

¿Cómo logran hacerlo?
A veces puede ser muy difícil para un gerente saber las tareas que involucra cierto trabajo, y saber cuánto tiempo y esfuerzo requiere un trabajo. Eso es especialmente evidente cuando hay conocimientos técnicos involucrados. Mientras más grande sea una empresa o un departamento, más difícil es saber lo que está sucediendo realmente allí.
Si no hay opacidad, uno lo puede crear mistificando lo que está haciendo realmente y cuánto tiempo requiere, como decirle a su jefe que este proyecto va a demorar 10 horas, pese a que uno sabe que va a tardar sólo seis. Una parte importante es mantener a los gerentes a distancia. Si están muy involucrados en el proceso laboral, sabrán cuánto tiempo requiere.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios