Gracias por su visita.

18 de noviembre de 2015

EL CUENTO DEL ALPINISTA


Un alpinista empezó a ascender, se hizo tarde, pero siguió subiendo, decidido a llegar a la cima.

Todo era oscuro, se resbaló y cayó al vacío a una velocidad vertiginosa.

Pensaba que iba a morir, pero sintió un fuerte tirón y quedó suspendido de una cuerda y de una estaca de seguridad.

Después de reponerse comenzó a decir: Ayúdame, Dios mío. Entonces una voz grave le dijo: ¿Qué necesitas, hijo mío?

- ¡Sálvame, Señor!
- ¿Realmente crees que te pueda salvar?
- Por supuesto, Señor.
- Entonces, corta la cuerda que te sostiene.

Hubo un momento de silencio y quietud. El hombre se aferró más a la cuerda y se quedó pensando.


Cuentan que el equipo de rescate lo encontró después congelado y muerto. Para su sorpresa, la cuerda lo sostenía a escasos dos metros del suelo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios