Gracias por su visita.

30 de noviembre de 2015

COSAS QUE NUNCA DEBE DECIR SOBRE SU TRABAJO


Aunque una forma de triunfar en la carrera es haciendo contactos, esto no implica que su vida deba ser un “libro abierto” ya que hay revelaciones que, una vez que comparta, será imposible hacerlas invisibles.

Una red profesional fuerte puede ser una ayuda inmensa en una carrera profesional, pero debe reconocer que hay una línea delgada que, al cruzarla, puede traerle muchos inconvenientes.

Una importante empresa de selección de talentos realizó una investigación en la que se determinó que las personas con más éxito profesional tenían una característica particular: alta inteligencia emocional, lo que involucra que saben reconocer las palabras y los momentos adecuados para expresar sus sentimientos.

Es por eso que redactó una lista de doce expresiones que la gente comúnmente revela pero que pueden llevarlos a arruinar su carrera:

1.            “Odio mi trabajo”
Las quejas son las peores referencias que pueden dar las personas sobre sí mismos y sobre sus trabajos. Si lo hace, seguramente será etiquetado como una persona negativa y que no le gusta trabajar en equipo.

2.            “Fulanito es un incompetente”
Siempre habrá gente que sea perezosa, que no realice su trabajo con éxito o que hagan las cosas a medias. Pero si usted no tiene el poder de despedirlos, entonces no tiene nada que ganar al emitir ese juicio, pues al hacerlo lo que está logrando es que los demás se den cuenta de su inseguridad de mostrarse como un “mejor empleado”. Su insensibilidad puede volverse en contra suya.

3.            “Yo gano X dinero”
Estos son datos que quizá le interesaría saber a su familia y a sus amigos envidiosos, pero en cuestión de trabajo esto sólo genera rechazo. En ocasiones es difícil que existan asignaciones salariales correctas (especialmente en Colombia) pero no por eso tiene que publicarlo a viva voz, porque es una forma de compararse con sus compañeros.
Y tan pronto como cuente cuánto gana, muchos juzgarán su trabajo en relación con su sueldo. Incluso, una vez usted sepa cuánto ganan sus compañeros y viceversa, muy seguramente no volverán a verse del mismo modo.

4.            Sus creencias religiosas y políticas
Son rasgos que determinan la personalidad e identidad y que puede mencionar, pero no dar mucho énfasis. Muchas personas pueden juzgarle por sus creencias y justificar algunas formas de su actuar basado en ellas. Lo mejor es establecer una posición sin entrar en profundidad en ello, ni desafiar los demás puntos de vista.

5.            Lo que hace en Facebook
Aunque tenga una exitosa vida social, no es necesario hacer gala de ello. Incluso, actualmente las empresas están más pendientes de sus redes sociales más de lo que usted cree. Lo último que quisiera ver su jefe o sus compañeros de usted son las cosas que hace, más aún, cuando todos saben que tiene mucho trabajo y no ha adelantado mucho.
Es difícil censurar ese tipo de cosas, por lo que lo mejor que puede hacer es evitar tenerlos como contactos.

6.            Lo que hace en el dormitorio
Definitivamente es información muy privada y que a nadie le interesa. Y aunque algunos pueden mostrarse interesado, esto le puede generar una mala reputación y desagrado por parte de sus compañeros más conservadores. Incluso muchos se sentirán ofendidos.

7.            Lo que cree que los demás hacen en el dormitorio
Un poco relacionado con lo anterior, tenga por seguro que nadie quiere meterse y mucho menos apostar por la intimidad de nadie. No hay forma más segura de arruinar su privacidad contando su vida amorosa y permitiendo que los demás opinen sobre ella.

8.            Lo que haría en el lugar de trabajo de alguien
Anunciar sus ambiciones en el trabajo entra en conflicto directo con sus compañeros por mostrarse indiferente y egoísta al pensar sólo en sus necesidades. Los mejores empleados buscan que el éxito sea de todo un equipo, no sólo individual y anunciar sus metas de ascenso, de esa forma, muy seguramente lo retirarán de allí.

9.            Lo “salvaje” que era en la universidad
Su pasado puede decir mucho sobre usted. No en vano es el comentario tan colombiano “el que es no deja de ser”. Y es que el hecho de que usted cuente las embarradas, los fraudes o las mentiras que dijo 20 años atrás, harán que la gente crea que con el tiempo usted ha cambiado.

10.          Lo que le gusta emborracharse
Considerar que lo que puede hacer durante su fin de semana no interfiera en nada en su trabajo, es una idea falsa. Contar a todo el mundo lo que hizo, en especial sus excesos, lo pueden llevar a construir una mala imagen y a convertir ese exceso en la razón de su falta de responsabilidad en el trabajo.
Muchas personas tienen prejuicios sobre las drogas o el alcohol y nunca comentarlo, pero sí considerarlo para futuros ascensos.
También le puede interesar “¿Irse de fiesta hace que sea más productivo?”.

11. Hacer bromas ofensivas
Los chistes o bromas pesadas no caen bien a todos. Algunos comentarios pueden resultar bastante “pasados” e interferir y afectar fuertemente las creencias de los demás. Lo importante es, antes que todo, reconocer qué tan cercano es usted a las personas que escucharán su broma y, con eso, determinar si pueden sentirse o no ofendidas.

12.          “Esa persona está buscando empleo”
Una vez que usted revela que alguien está pensando en irse, esa persona se convierte en “una pérdida de tiempo” en el trabajo. Y como existe la posibilidad de que su búsqueda no de resultados, probablemente se ganará la desaprobación de su colega y una muy mala reputación en cuanto a confianza se trata.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios