Gracias por su visita.

5 de noviembre de 2015

COMO CONVIVIR EN PAREJA FELIZMENTE


Para tener un matrimonio feliz y duradero, hace falta desarrollar hábitos que les permitan superar las dificultades y fortalecer el amor que sienten el uno por el otro.

1. Ataca el problema, no a tu pareja. Todos los matrimonios tienen discusiones. Sin embargo, para convivir en pareja hace falta atacar los problemas y resolverlos, no criticar al otro. Con las críticas destructivas sugerimos que nuestra pareja es el problema. Aprende a discutir de forma constructiva para identificar los problemas, de modo que ambos puedan trabajar en conjunto para resolverlos.

2. Admite cuando te equivocas. Todos los seres humanos pueden equivocarse, pero no todos tienen el carácter para decir “Estaba equivocado”. Para resolver los problemas que surgen al convivir en pareja es necesario disculparse cuando se comete un error.

3. Comunícate. La comunicación sana es vital para convivir en pareja felizmente. Es importante que dediques aunque sea unos pocos minutos al día para hablar con tu pareja, preguntarle cómo estuvo su día y escucharla con atención.
Es vital para la relación que además de ser esposos, ambos también sean amigos y cómplices.

4. Acepta a tu pareja como es. Para convivir en pareja sanamente, tenemos que aprender a aceptar el carácter y los valores del otro. Tienes que aceptar que no es posible cambiar a tu pareja y, si lo intentas, eso producirá problemas más adelante.

5. Pasa tiempo solo y con tu pareja. Todos los matrimonios necesitan pasar tiempo juntos, pues al tener intereses comunes y hacer actividades emocionantes la relación se hará cada vez más sólida. No obstante, para aprender a convivir en pareja también hay que respetar el tiempo del otro para que cultive sus intereses o salga con sus amigos.
Para tener un matrimonio feliz y duradero, hace falta desarrollar hábitos que les permitan superar las dificultades y fortalecer el amor que sienten el uno por el otro.

6. Vayan a la cama al mismo tiempo. Para convivir en pareja felizmente, mantengan el mismo horario de sueño y duerman juntos, aunque alguno tenga que levantarse más temprano. Dormir juntos no solo les permitirá mantener una vida sexual regular, sino que también les dará tiempo para hablar.

7. Di “Te amo” con frecuencia. Expresar tu amor es fundamental para tu relación. Aunque quizás tu pareja ya sepa que la amas, no permitas que lo olvide. Además, si hay algún problema importante surgido al convivir en pareja, al decir “Te amo” comunicas que la relación es más importante que el problema en sí mismo.

8. Sigue coqueteando. Cuando conociste a tu pareja coqueteaste con ella para demostrar que te sentías atraído, pero quizás dejaste de coquetear al comenzar la relación. Para convivir en pareja es necesario demostrar que aún sientes atracción como el primer día que se conocieron.

9. Actitud positiva. Una actitud positiva y optimista produce un sentimiento de bienestar en general. Si buscas defectos en tu pareja, con toda seguridad podrás encontrar algunos, pero si buscas sus virtudes, también podrás mencionar varias. Enfocarte en los aspectos positivos de la relación te ayudará a convivir en pareja con una mayor alegría.

10. Demuestra tu afecto. Para convivir en pareja es importante que siempre se mantengan las muestras de ternura y afecto. Los matrimonios felices se ven siempre caminando juntos, tomados de la mano o abrazados. Estos pequeños gestos ayudan a tu pareja a sentirse querida y apreciada.
Hay momentos en la vida en los que todo pareciera fluir, en los que sentimos que la vida nos sonríe y es fácil dejarse llevar por los momentos y las situaciones. No nos planteamos qué es lo que nos está ocurriendo, porque estamos conformes con nuestra vida, nos sentimos a gusto con nosotros mismos. En esos momentos, nos resulta fácil salir de la cama a la mañana y encarar el día.

Por el contrario, la vida a veces nos presenta momentos malos… Épocas más oscuras en las que todo nos representa un esfuerzo extra y hasta nos puede llegar a costar realizar la más mínima acción. 

Éstos momentos pueden estar provocados por la partida de un ser querido, la pérdida de un amor, un malestar laboral, presiones económicas o problemas con nuestros hijos.

No importa el motivo, ni la gravedad de lo que esté ocurriéndonos. Nadie tiene la capacidad de juzgar qué tan serio es un problema para nosotros, hay momentos en las pequeñas vueltas de la vida nos golpean más, y hay que saber respetarlos. Pero sí es importante cómo uno mismo encara su propio malestar. Y la mejor forma de enfrentarlo, es saliendo de la cama y empezando bien el día.

-Toma un rico desayuno: Que el desayuno es la comida más importante del día, ya nadie lo duda. Pero además, si nos preparamos algo rico, el desayuno puede ser un gran motivador para salir de la cama contentos.

-Lee un libro y deja las noticias para después: La gente por lo general empieza el día leyendo el diario, que muchas veces provoca estrés. En cambio, los libros suelen estimular el cerebro y ser buenos para el alma

-Medita: Sentate sobre un almohadón, con las piernas cruzadas y las manos apoyadas sobre las rodillas, tratando de mantener la columna derecha, y poné la mente en blanco. Si esto te resulta difícil, concentrare en tu respiración, en las pequeñas vibraciones que hace tu nariz al tomar y soltar el aire. No se necesita mucho tiempo, con diez minutos diarios ya notarás cambios.

-Haz ejercicio: Está comprobado que es mejor dormir un rato menos, y salir a caminar, correr o hacer gimnasia en tu casa. El ejercicio físico hace que nuestro cuerpo produzca endorfinas, unas pequeñas proteínas que estimulan los centros de placer del cerebro. Además, hacer ejercicio relaja nuestros músculos y nuestra mente, y hace que durmamos mejor y más profundo.

-Vestirte bien: Si bien lo importante está dentro de nosotros, nuestro exterior es un reflejo de el. No nos sentiremos igual si estamos mal vestidos y desaliñados, que si nos sentimos seguros de nuestra apariencia.

-Confía: En tue capacidades para resolver los problemas que se te vayan presentando durante el día. Mirate al espejo, sonreite a ti mismo, niega tus miedos y reafirmá tus capacidades. Poco a poco irás sintiéndote más seguro y tomando control de tus cosas.

La mayoría de la gente arranca su día sin tomar conciencia plena de su cuerpo y su mente, crea hábitos que hacen que vaya por la vida casi en piloto automático. Por eso es tan importante tomarse unos momentos antes de empezar el trajín diario para concentrarnos en nosotros y en nuestros pensamientos.


No debemos olvidarnos nunca de que nosotros elegimos nuestros pensamientos, y ellos después marcarán nuestra conducta. Y cada elección que hacemos determina cómo nos sentimos fícia, mental y emocionalmente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios