Gracias por su visita.

16 de octubre de 2015

¿QUÉ ES EL PENSAMIENTO CRÍTICO?


Tiene múltiples definiciones
El pensamiento crítico es una destreza clave para los trabajadores jóvenes en la actualidad.

El significado de la expresión y las formas de evaluarlo, sin embargo, no están tan claros. Los empresarios se quejan de que las universidades no están produciendo graduados que puedan resolver problemas y conectar temas complejos, pero los gerentes dudan cuando a la hora de describir exactamente qué habilidades debe tener un pensador crítico. Por eso, quienes buscan empleo se preguntan qué quieren realmente las empresas y, una vez que consiguieron el trabajo, no saben si deben seguir las reglas o romperlas.

Las menciones al pensamiento crítico han aumentado a más del doble desde 2009, según un análisis realizado por un sitio de búsqueda de empleo, que rastrea ofertas de trabajo de distintas fuentes, descubrió recientemente que más de 21.000 avisos laborales en el rubro de salud y 6.700 en el de gerencia contenían alguna referencia al pensamiento crítico.

“Es una de esas expresiones de las que todos hablan pero hay 50 formas distintas de definirlas” dice el director de reclutamiento para el continente americano de la firma de contabilidad y de consultoría EY.

Algunas formas de describir el Pensamiento critico son: 
“Formarse una opinión propia a partir de una variedad de fuentes”.
 “Cómo lograr trabajar con una persona difícil”
 “La capacidad de trabajar con datos, acumularlos, analizarlos (y) sintetizarlos, para realizar evaluaciones equilibradas y tomar decisiones inteligentes”.
“Cómo solucionar problemas de negocios”
“Como saber si una empresa fabrique o compre un producto, y explicar las razones”.
“Como evaluar empresas y propuestas para comprar acciones, y que luego expliquen cómo llegaron a sus conclusiones”.
“Son destrezas para resolver problemas“

La capacidad de las universidades para moldear la forma de pensar ha sido un tema de acalorado debate en EE.UU.

“Las universidades han apoyado y alentado institucionalmente una retirada de los estándares y el rigor académicos”. Las universidades han permitido que los alumnos se centren en sus vidas sociales a expensas de las actividades académicas.

Aunque los alumnos parecen pensar que están listos para el mundo laboral, sus futuros jefes en general no están de acuerdo.

Una encuesta realizada por Harris Interactive entre 2.000 estudiantes universitarios en EE.UU. y 1.000 gerentes descubrió que 69% de los estudiantes sentían que estaban “muy o completamente preparados” para tareas que requerían resolver problemas en el trabajo, mientras menos de la mitad de los empleadores estuvieron de acuerdo.

Los recién graduados de la universidad “pueden memorizar y pueden repetir”, pero tienen problemas para convertir lo que aprenden en los libros en resolución de problemas en la oficina.

Se requiere una reforma educacional, que forme personal bien capacitado para solucionar problemas.

En el caso de Goldman Sachs, “no esperamos que los empleados nuevos le propongan cambios al presidente para toda la firma en su primer día”. Pero se prevé que los recién contratados hagan más que sólo cumplir pedidos, agrega. “Alentamos a nuestros empleados jóvenes a recomendar cambios”, señala.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios