Gracias por su visita.

5 de octubre de 2015

¿PASA SUFICIENTE TIEMPO CON SU JEFE?


Si sólo ve a su jefe en muy contadas ocasiones, es hora de meterse en su agenda. Un nuevo estudio sostiene que pasar la cantidad de tiempo justa con su supervisor podría hacerlo más feliz en el trabajo.

Un estudio dado a conocer hace poco por la empresa de capacitación e investigación en liderazgo LeadershipIQ descubrió una correlación entre la cantidad de tiempo pasada con un supervisor directo y los niveles de inspiración laboral, compromiso y motivación de los empleados.

Investigadores descubrieron que esos niveles alcanzan su máximo en el caso de trabajadores que pasan seis horas por semana con el jefe.

Más allá de las seis horas, los beneficios descienden para muchos empleados. Mark Murphy, fundador y presidente ejecutivo de LeadershipIQ, afirmó que demasiado tiempo con un jefe puede volverse contraproducente o irritante.

"Necesito una cierta cantidad de comentarios de mi jefe, necesito asegurarme de que estamos en la misma página", pero este monitoreo puede derivar en una supervisión demasiado minuciosa, sostuvo.

La encuesta les preguntó a 32.410 altos ejecutivos, gerentes intermedios y empleados no jerárquicos estadounidenses y canadienses sobre sus vidas laborales y cuánto tiempo pasaban interactuando con su supervisor directo, ya fuera cara a cara o a través de teléfono o email.

Ejecutivos y gerentes medios en particular podrían querer conseguir aún más tiempo en el calendario del jefe. Ejecutivos reportaron sentirse más inspirados cuando pasan de siete a ocho horas por semana con su jefe, y la inspiración de los gerentes medios alcanzó su punto máximo con entre nueve y 10 horas de tiempo con el jefe cada semana.

Casi la mitad de los encuestados afirmó que pasó tres o menos horas por semana interactuando con su líder directo, según el estudio. Menos de 30% de los encuestados señaló que pasa seis o más horas por semana con su superior.

Murphy indicó que muchas organizaciones han consolidado su gerencia para reducir costos, lo que significa que los supervisores tienen menos tiempo para pasar con una cantidad creciente de subalternos. El estrés en momentos difíciles a veces puede significar que los supervisores se esconden en sus oficinas cuando deberían estar alentando a las tropas, dijo.

En un mundo ideal, los gerentes interactuarían con sus empleados con frecuencia, señaló Murphy. Pero siendo realista, los empleados deben tomar medidas para conseguir el tiempo que quieren, agregó.

Muchos gerentes no están capacitados de forma apropiada para hacer su trabajo, remarcó el especialista. Cuando los empleados son ascendidos de un rol enfocado en una tarea a un puesto de liderazgo, algunos individuos siguen pasando mucho tiempo en proyectos serviles.


"Muchas veces no preparamos a los gerentes para lo que realmente implica el rol de gerencia", dijo Murphy. "Nadie los preparó para el hecho de que el trabajo realmente se trata de hablar con sus empleados".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios