Gracias por su visita.

26 de octubre de 2015

NO PUEDES DAR TODO POR EL ORO Y POR LA PLATA.


Los incas creían que el oro era sudor del sol, Inti, y la plata eran las lágrimas de la luna, Mama Quilla, esposa de Inti.

Las Acllaconas o vírgenes del sol eran jóvenes escogidas a los quince años por su belleza y talento para el culto de la divinidad.

Después de cuatro años de noviciado algunas se casaban con un noble y otras servían en el templo.

Es sabio volver a las raíces y apreciar el imaginario y la sabiduría de nuestros antepasados.

Ver el oro como sudor del sol es bien distinto a apegarse a él y llegar a matar por su posesión.

Para ellos el oro no era el estiércol del diablo y no los enceguecía como sucede hoy con tantos.

Al oro le sobran adoradores que no tienen que ser vírgenes para entregarle la vida.


Los que creen que con oro y plata se hace lo que sea, hacen lo que sea por el oro y por la plata.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios