Gracias por su visita.

8 de octubre de 2015

JESÚS LAVA LOS PIES DE SUS DISCÍPULOS



Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Juan > Jesús lava los pies de sus discípulos (43:13:1 - 43:13:20)

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora para pasar de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.

Durante la cena, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas hijo de Simón Iscariote que le entregase, y sabiendo Jesús que el Padre había puesto todas las cosas en sus manos y que él había salido de Dios y a Dios iba, se levantó de la cena; se quitó el manto, y tomando una toalla, se ciñó con ella.

Luego echó agua en una vasija y comenzó a lavar los pies de los discípulos y a secarlos con la toalla con que estaba ceñido.

Entonces llegó a Simón Pedro, y éste le dijo: —Señor, ¿tú me lavas los pies a mí?

Respondió Jesús y le dijo: —Lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás después.

Pedro le dijo: —¡Jamás me lavarás los pies! Jesús le respondió: —Si no te lavo, no tienes parte conmigo.

Le dijo Simón Pedro: —Señor, entonces, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.

Le dijo Jesús: —El que se ha lavado no tiene necesidad de lavarse más que los pies, pues está todo limpio. Ya vosotros estáis limpios, aunque no todos.

Porque sabía quién le entregaba, por eso dijo: “No todos estáis limpios.”

Así que, después de haberles lavado los pies, tomó su manto, se volvió a sentar a la mesa y les dijo: —¿Entendéis lo que os he hecho?

Vosotros me llamáis Maestro y Señor; y decís bien, porque lo soy.

Pues bien, si yo, el Señor y el Maestro, lavé vuestros pies, también vosotros debéis lavaros los pies los unos a los otros.

Porque ejemplo os he dado, para que así como yo os hice, vosotros también hagáis.

De cierto, de cierto os digo que el siervo no es mayor que su señor, ni tampoco el apóstol es mayor que el que le envió.

Si sabéis estas cosas, bienaventurados sois si las hacéis.

No hablo así de todos vosotros. Yo sé a quiénes he elegido; pero para que se cumpla la Escritura: El que come pan conmigo levantó contra mí su talón.

Desde ahora os lo digo, antes de que suceda, para que cuando suceda, creáis que Yo Soy.

De cierto, de cierto os digo que el que recibe al que yo envío, a mí me recibe; y el que a mí me recibe, recibe al que me envió.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios