Gracias por su visita.

11 de octubre de 2015

JESÚS, EL BUEN PASTOR


Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Juan > Jesús, el buen pastor (43:10:7 - 43:10:21)

Entonces Jesús les habló de nuevo: “De cierto, de cierto os digo que yo soy la puerta de las ovejas.

Todos los que vinieron antes de mí eran ladrones y asaltantes, pero las ovejas no les oyeron.

Yo soy la puerta. Si alguien entra por mí, será salvo; entrará, saldrá y hallará pastos.

El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Yo soy el buen pastor; el buen pastor pone su vida por las ovejas.

Pero el asalariado, que no es el pastor, y a quien no le pertenecen las ovejas, ve que viene el lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo arrebata y esparce las ovejas.

Huye porque es asalariado, y a él no le importan las ovejas.

Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y las mías me conocen.

Como el Padre me conoce, yo también conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.

“También tengo otras ovejas que no son de este redil. A ellas también me es necesario traer, y oirán mi voz. Así habrá un solo rebaño y un solo pastor.

Por esto me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.

Nadie me la quita, sino que yo la pongo de mí mismo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.”

Hubo división otra vez entre los judíos a causa de estas palabras, y muchos de ellos decían: —Demonio tiene y está fuera de sí. ¿Por qué le escucháis?


Otros decían: —Estas palabras no son las de un endemoniado. ¿Podrá un demonio abrir los ojos de los ciegos?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios