Gracias por su visita.

27 de octubre de 2015

EL PRODIGIOSO PODER DE LA ORACIÓN


Los únicos que dudan del prodigioso poder de la oración son aquellos que no creen y no oran.

La oración ferviente hace milagros sin necesidad de que Dios intervenga.

Ella en sí misma es una corriente de amor y energía que actúa y transforma la realidad.

Un proverbio persa dice en relación con la oración: “En un día hay más de mil razones para orar”.

Lo importante es que al orar seas consciente de que solo se dará lo más conveniente, aunque no lo entiendas.

La oración nunca se pierde, pero ya habrás comprobado que no siempre obtienes lo que anhelas.

Y no es porque Dios no te escuche, es porque existe la Ley espiritual de correspondencia.


Solo se da lo que corresponde a cada ser en su proceso de evolución espiritual. Tenlo en cuenta y no pelees con Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios