Gracias por su visita.

18 de septiembre de 2015

SÁLVATE LA VIDA EN CASO DE LA CAIDA DE RAYOS



David Grillmeier estaba pescando en la playa una tarde lluviosa en Orlando (Florida), cuando el cielo empezó a oscurecerse. Sabía que debía resguardarse, pero lanzó su caña para hacer un último intento. Su siguiente recuerdo es que estaba tendido de espaldas, con la caña quemada sobre el pecho.

Consciente, pero con un dolor terrible y sin poder mover brazos ni piernas, se quedó en el suelo, mientras un amigo suyo pedía auxilio. Cuando llegó la ambulancia, David, de 36 años, se enteró de que tenía quemaduras en el 65 por ciento del cuerpo. Pasó más de un mes en cuidados intensivos, y sufrió problemas de memoria durante meses.

Si estás al aire libre y se desata una tormenta, corre a meterte bajo techo. Un edificio cerrado es lo más seguro, pero un coche también sirve: cierra las puertas y ventanillas y no toques ninguna superficie metálica.

Quédate allí hasta media hora después del último trueno. Si pasan menos de 30 segundos entre el trueno y el rayo, este último caerá a unos 10 kilómetros de distancia. Un rayo puede alcanzarte incluso a 25 kilómetros.

Cuando busques dónde resguardarte, evita los objetos altos y aislados (árboles, edificios parcialmente descubiertos), los postes, las vallas y todo objeto o superficie de metal. Si estás con un grupo, no se junten; manténgase por lo menos a cinco metros de distancia. Así, si un rayo alcanza a alguno, no lesionará a los demás.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios