Gracias por su visita.

30 de septiembre de 2015

COMO LUCIR MÁS JOVEN AL INSTANTE


Rejuvenece tu rostro de forma inmediata con estos sencillos trucos.

Está claro que la edad nos aporta muchas cosas, pero también nos quita otras, y en belleza este dogma se cumple de forma implacable. Puede que ya no tengas esos molestos brillos de tu adolescencia pero a cambio has tenido que "sacrificar" la vitalidad que tu piel lucía antes.

Ojeras marcadas, piel apagada y cansada, y esas primeras arruguitas que van apareciendo en la zona de los ojos son los síntomas de que el tiempo va pasando factura, y otros factores como el estrés (que a los 30 años es mucho más elevado que a los 16) acentúan esas señales.

Para contrarrestar esa pérdida de firmeza, la falta de luz, etc, lo mejor es ser fiel a una rutina de cuidado diaria con cosméticos específicos que protejan tu piel de los radicales libres, los rayos UV y que además te ayuden a mantener la piel hidratada y refuercen la síntesis de colágeno, entre otros beneficios.

¿Pero qué podemos hacer si necesitamos una dosis de juventud al instante? Las fórmulas concentradas de principios activos y el maquillaje serán tus mejores aliados en estos casos. Apuesta por la luminosidad y los tonos naturales y obtén un look más fresco y juvenil. ¿Un primer consejo? Deja de fruncir el ceño y sonríe; tu rostro se iluminará al instante.

Una dosis de vitamina C. La vitamina C es uno de los componentes más recurridos a la hora de lucir una piel bonita al instante. Además de proteger la piel frente a los radicales libres, aporta a la piel una gran luminosidad gracias al efecto micro peeling que genera. La piel se ve más lisa, refleja mejor la luz y, por tanto, se ve más joven y bonita.

Utiliza un maquillaje natural. Apuesta por no sobrecargar tu piel de producto, utilizando lo indispensable. Aplica la base de maquillaje en las rojeces e imperfecciones con el propósito de unificar el tono de la piel, no de tapar la zona. Para aplicar el color, elige las tonalidades más cálidas para mejillas y ojos, cambiando tu lápiz negro por uno marrón a la hora de delinear tu mirada.

Marca los volúmenes del rostro. Cuando la piel envejece, una de los primeros síntomas que sufre es la pérdida de volumen. Para contrarrestar este daño, a parte de utilizar a diario hidratantes con efecto reafirmante, aplica un colorete en tono melocotón (ahora en verano puedes optar por colores más tostados) en la zona alta de los pómulos.

Apuesta por las texturas líquidas y cremosas muy fundentes. Tanto en correctores, como en bases de maquillaje como en iluminadores decántate por texturas que se fundan con la piel al instante y que la refresquen. Evita los polvos ya que tienden a acumularse en las arruguitas marcándolas más.

Polvos translúcidos. Si eres de las que no puede salir a la calle sin matificar su piel apuesta por los polvos translúcidos ya que te ofrecen el mismo resultado pero de forma invisible. Aún así no te excedas a la hora de controlar los brillos. Juega con las texturas, tu iluminador y los volúmenes del rostro para conseguir una piel con un aspecto jugoso y fresco.

Labios naturales. Utiliza tonalidades que refuercen el color natural de tus labios. Elige los rosas más románticos y los fresa más intensos y aplica el color con el dedo a base de ligeros toquecitos.

Poros invisbles. Los primers o bases alisadoras serán tus grandes aliados a la hora de conseguir una textura de piel uniforme. Sus fórmulas están diseñadas para cubrir tu piel con un ligero velo muy natural que reduce la apariencia de los poros y otras imperfecciones.

Cejas más naturales. Esto no quiere decir que no te las depiles. Dales forma, pero no te pases quitando pelitos ya que las cejas muy finas envejecen el rostro. Apuesta por una forma muy natural y despéinalas un poco con un cepillo para cejas para conseguir el efecto teenager de la imagen.

Da vida a tus pestañas. Unos toques de máscara son imprescindibles para lucir unas pestañas bonitas y una mirada más viva. Elige fórmulas que te ayuden a


Ilumina tu mirada. Unos toques de sombra blanca o champán en la zona del lagrimal te aportarán frescura y luz. Marca la diferencia de una forma muy sutil pero efectiva.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios