Gracias por su visita.

16 de septiembre de 2015

COMO LOGRAR ALGO ASOMBROSO


 “La respuesta más corta es hacer”. Actuar no significa hacer de la vida algo erático.

Demasiadas veces nos quedamos paralizados frente a las dudas, el perfeccionismo, las distracciones. La falta de planificación evita que sigamos hacia delante por el camino adecuado.

La vida si debe ser un remolino de actividad, pero la gente no se debe perder en medio de las distracciones del mundo y ni debe perder de vista lo que es importante.

Todos queremos llegar a lograr su ‘Algo Asombroso’.

Estas son algunas reglas básicas “recordatorios”,  de cosas del sentido común que en ocasiones es el menos común de los sentidos.

1. No pienses demasiado. Pensar demasiado muchas veces desemboca en quedarse estancado, en ir en círculos. Pensar un poco es bueno – es bueno tener una idea clara de hacia dónde vas y por qué estás haciendo lo que estás haciendo – pero no te quedes estancado en el pensamiento. Simplemente haz.

2. Simplemente comienza. Toda la planificación del mundo no te llevará a ningún lado. Tienes que dar ese primer paso, no importa cuán pequeño o poco firme sea. Mi regla para motivarme a correr es: sólo átate los cordones y sal por la puerta. El resto sucede por sí solo.

3. Olvídate de la perfección. El perfeccionismo es el enemigo de la acción. Mátalo, inmediatamente. No puedes dejar que la perfección le ponga freno a la acción. Puedes hacer que un borrador no muy bueno sea bueno, pero no puedes hacer eso si no tienen un borrador con el que comenzar. Así que comienza ahora.

4. No confundas el movimiento con la acción. Un error común. Un exceso de actividad no significa que estés haciendo algo. Si ves que te estás moviendo muy deprisa, haciendo demasiadas cosas a la vez, recuerda que debes parar. Baja la velocidad. Concéntrate.

5. Concéntrate en las acciones importantes. Deshazte de las distracciones. Elige lo más importante que debes hacer hoy y concéntrate en eso. Exclusivamente. Cuando acabes con eso, repite el procedimiento con otro objetivo.

6. Muévete despacio, conscientemente. Sé reflexivo. La acción no necesita ser realizada de prisa. De hecho, eso suele llevar a errores, y mientras la perfección no es para nada necesaria, tampoco lo es cometer una cantidad de errores ridículos que podrían ser evitados con un poco de consciencia.

7. Da pequeños pasos. Intentar hacer más de lo que puedes matará la acción. Pero los pequeños pasos siempre funcionan. Diminutos golpecitos que eventualmente derrumbarán esa montaña. Y cada paso es una victoria que te guiará sin darte cuenta a otras victorias.

8. Pensar en negativo no conduce a ningún sitio. De verdad, deja de hacer eso. ¿Dudas de ti? ¿Tienes ganas de renunciar? ¿Te dices a ti mismo que está bien estar distraído y que ya lo harás más tarde? Aplasta esos pensamientos. Bueno, está bien, puedes distraerte un poco, pero entiendes la idea ¿no? Pensar en positivo, no importa lo cursi que suene, realmente funciona. Es hablarte a ti mismo, ya que lo que nos decimos a nosotros mismos tiene el gracioso hábito de volverse realidad.

9. Las reuniones no son acciones. Esto es un error común de los Gerentes. Realizan reuniones para hacer cosas. Las reuniones, lamentablemente, casi siempre se interponen en el camino del hacer. ¡Deja de tener tantas reuniones!

10. Hablar (en general) no es actuar. Bueno, a menos que la acción que tienes que tomar sea realizar una presentación o un discurso o algo así. Pero generalmente, hablar es solamente hablar. La comunicación es necesaria, pero no la confundas con la acción en sí.

11. Planificar no es actuar. Claro que necesitas planificar. Hazlo, así serás claro en lo que haces. Pero hazlo rápido, e intenta llegar a la acción lo antes posible.

12. Leer acerca de la acción no es actuar. Estás leyendo un artículo sobre la acción. Irónico, ya lo sé. Pero haz que este sea el último. ¡Ahora ponte a trabajar!

13. A veces, quedarse quieto es lo mejor. Esto puede llegar a ser lo más irónico en la lista, pero de verdad, si te encuentras a ti mismo dando vueltas y vueltas, o si ves que estás haciendo más mal que bien, vuelve a pensar si la acción es siquiera necesaria. O aún mejor, haz esto desde el principio – ¿es necesaria? Sólo realiza la acción si realmente lo es.


NOTA: “Hablar no cocina el arroz” – Proverbio Chino

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios