Gracias por su visita.

10 de agosto de 2015

CÓMO MANEJAR LOS NERVIOS ANTES DE UN EXAMEN.


Los nervios antes de un examen pueden llegar a ser tan perjudiciales como una mala preparación de la prueba en cuestión. Dormir poco, apurar hasta el último minuto o un exceso de cafés son sólo algunos de los factores que pueden hacer que las horas de estudio que hayamos empleado no den como resultado un buen examen por culpa de los nervios. Por eso, es fundamental que en época de exámenes sigamos una serie de rutinas para que la ansiedad no se apodere de nosotros.

Consejos para afrontar un examen con tranquilidad
Los nervios y los exámenes son, a menudo, dos conceptos que van unidos para muchos estudiantes. Pero no hay que confundir la tensión y la responsabilidad propias de enfrentarse a una prueba importante como un examen, con un estado de nervios y ansiedad que dé al traste con nuestras aspiraciones de aprobar.

Cuidado con la cafeína. El día previo al examen es conveniente que no te pases con el café, ya que es necesario que descanses un mínimo de ocho horas para afrontar el examen lo más fresco posible. La cafeína nos ayuda a estar despiertos y más activos durante el estudio, pero un abuso de esta sustancia puede provocarnos ansiedad.

Duerme suficiente. Tanto durante la preparación del examen como el día previo es muy importante que duermas las horas suficientes. Estar descansados nos ayuda a sortear mejor los nervios.

Haz deporte. Es necesario que durante la época de exámenes saques tiempo cada día para realizar ejercicio físico. El deporte ayuda a liberar tensiones y nos airea, después de mucho tiempo encerrado hincando los codos. Correr, hacer natación o incluso dar un paseo a paso ligero son tres opciones recomendables.

Buena alimentación. Comer bien en época de exámenes es importante. Está comprobado científicamente que hay alimentos, como los arándanos, el aguacate, el pescado, la levadura de cerveza o las hortalizas mejoran nuestra capacidad de memorización y de concentración.

Técnicas de relajación. Durante el estudio y antes del examen nunca está de más llevar a cabo alguna técnica de relajación y de respiración. Empieza por la más sencilla, como sentarse con las espalda recta y aspirar el aire profundamente por la nariz y echarlo por la boca varias veces. Hay muchas webs que te pueden enseñar otras técnicas.
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios