Gracias por su visita.

14 de julio de 2015

TIPS PARA GUARDAR Y HACER DURAR LOS ALIMENTOS


Simples y sencillos consejos para mantener por más tiempo algunos elementos de tu cocina.

Azúcar morena
Guarda estos cristales dulces con “amigos” para evitar que se pongan duros. Pon el azúcar en un recipiente hermético de plástico junto con un alimento que contenga humedad, como malvaviscos, una rebanada de pan o unas rodajas de manzana. Así se mantendrá suave y con sabor.

Harina
Mantén fría la de trigo integral. El alto contenido de aceite del germen de trigo puede hacer que la harina se ponga rancia si se mantiene mucho tiempo en la despensa. Si no la usas a menudo, guárdala en un recipiente hermético en el refrigerador, donde puede durar hasta seis meses. Huélela para comprobar su frescura: no debe tener casi ningún olor. Deséchala si huele mal o mucho. La harina blanca puede durar cerca de un año en la despensa en un recipiente hermético.

Mantequilla
Puedes congelar las barras que no vayas a usar pronto. Así evitarás que se arrancien o se impregnen del olor de otros alimentos. En el refrigerador, la mantequilla sin abrir debe durar unos cuatro meses, y en el congelador, cerca de un año. Deja las barras en su envoltorio original, y mételas en dos bolsas de plástico antes de congelarlas. Una señal de que necesitas congelar la mantequilla es que esté más clara por dentro que por fuera. Eso indica que se está oxidando porque lleva mucho tiempo guardada y ya no está fresca; el color debe ser uniforme.

Salsa de soya
Revisa el color. Cuando está fresca, esta salsa es de un tono café rojizo; si está muy oscura, lo más probable es que esté oxidada. La salsa de soya no necesita mantenerse fría, pero la refrigeración ayuda a que conserve todo su sabor hasta por dos años.

Miel de abeja
Haz que la miel cristalizada vuelva a ser líquida poniendo a calentar el frasco en baño María o en una sartén con agua a fuego medio; con una cuchara limpia de madera, revuelve los cristales hasta que se hayan disuelto. No guardes la miel en el refrigerador, ya que el frío puede cristalizarla nuevamente. La miel puede durar de manera indefinida, incluso una vez abierto el recipiente (en tumbas del antiguo Egipto se han descubierto tarros con miel aún conservada) porque ciertas enzimas presentes en el estómago de las abejas crean subproductos que combaten y mantienen a raya las bacterias.

Especias rojas
Guarda las especias de este color en el refrigerador. La luz y el calor de la cocina pueden opacar el tono brillante de la páprika (o pimentón), la pimienta roja en polvo y el chile rojo molido, y quitarles frescura. Para evitarlo, mantén estos condimentos en el refrigerador.

Crema de cacahuate
Coloca el frasco con la tapa hacia abajo para permitir que el aceite asentado se redistribuya por todo el recipiente, hacer que la mezcla se mantenga cremosa y facilitar el untado. Sólo asegúrate de cerrar bien el frasco para evitar que el anaquel de tu despensa se llene de grasa.

Aceite de oliva
A menos que lo uses mucho, compra botellas pequeñas. Una vez abierto, el aceite de oliva puede arranciarse en tan sólo tres meses (aunque en la etiqueta diga que puede durar más tiempo). El aceite de oliva fresco huele a aceitunas verdes maduras, y tiene una nota de sabor ligeramente picante; ten cuidado si presenta un olor a cera: puede ser señal de deterioro.

Queso
Déjalo respirar. Envuélvelo en un material poroso. Si no tienes papel especial para envolver queso, usa papel encerado. Evita guardar el queso en papel de aluminio o en bolsas de plástico de cierre hermético. Si el queso no recibe un poco de oxígeno, se secará rápidamente.



Mayonesa

Ponla en la puerta del refrigerador. Si la colocas en uno de los anaqueles o gavetas interiores, puede enfriarse mucho, lo que hará que el aceite se separe y se concentre en la parte alta del frasco. Si guardas la mayonesa en la puerta, durará dos o tres meses después de la fecha de compra.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios