Gracias por su visita.

23 de julio de 2015

LEE EL CORAZÓN Y LA MENTE


Solamente existe un libro que vale la pena leer: el del corazón

El mundo se halla en un estado de ajetreo febril. La mente cambia de gusto a disgusto con el ajetreo febril del mundo. Si podemos aprender a aquietar la mente, esto seria la mejor ayuda para el mundo.

Si su mente es feliz, entonces usted es feliz en cualquier lugar al que vaya.
Cuando la sabiduría se despierte dentro de tí, verás la Verdad dondequiera que mires, en todo lo que hay.
Es como cuando usted aprendió a leer —usted ahora puede leer dondequiera que vaya.

Si usted es alérgico a un lugar, será alérgico a todos los lugares. Pero no es el lugar el que le está causando problemas. Es el "lugar" en su interior.

Preste atención a su propia mente. El que acarrea cosas sostiene cosas, pero el que sólo las observa sólo ve la pesadez de las mismas. Deshágase de las cosas, suéltelas y encuentre claridad.

La mente es intrínsecamente tranquila. La ansiedad y la confusión nacen fuera de esta tranquilidad.
Si uno observa y conoce esta confusión, entonces la mente se tranquiliza una vez más.

Debes aprende a amar, a cultivar tu corazón y a que tu mente brille.
Cuando la luz es tenue, no es fácil ver a las viejas telas de araña en los rincones de la habitación. Pero cuando la luz es brillante puede verlas con claridad y por lo tanto puede deshacerse de ellas. Cuando su mente esté brillante, podrá ver sus impurezas claramente y limpiarlas.

Use a su corazón para escuchar las enseñanzas, no sus oídos.

Debes combatir interiormente para eliminar tus impurezas.
No tenemos que combatir a otros, sino conquistar nuestras propias mentes, resistiendo pacientemente todos nuestros estados de ánimo.

¿De dónde viene la lluvia? Viene de toda el agua sucia que se evapora de la tierra, así como la orina y el agua que usted arroja después de lavarse los pies. ¿No es maravilloso que el cielo pueda tomar esa agua sucia y transformarla en agua limpia y pura? Su mente puede hacer lo mismo con sus impurezas si usted la deja.

Todo existe a partir de los cambios. Usted no puede impedirlo. Sólo piense: ¿podría usted exhalar sin inhalar? ¿Eso haría que se sienta bien? ¿O sólo puede inhalar? Queremos que las cosas sean permanentes, pero eso no puede ser. Es imposible.

Si usted se da cuenta de que todas las cosas cambian continuamente, todo su pensamiento, gradualmente, se desarrollará y no necesitará pensar demasiado. Dondequiera que surja cualquier cosa, todo lo que necesita decir es: "¡Ah!... ¡de nuevo!" ¡Sólo eso!
"¡Todo lo que te sucede es incierto, no se aferre a nada!"
Todas las condiciones siguen su propio curso natural. Ya sea que riamos o lloremos sobre ellas, sólo siguen su propio curso natural. Y no hay conocimiento científico que pueda evitar este rumbo natural de las cosas. Usted puede ir al dentista con el propósito de hacerse ver las muelas, pero aún cuando él pueda arreglarlas, ellas finalmente seguirán su curso natural. Con el tiempo, aún el dentista tendrá el mismo problema. Todo al final se desintegra.

No hay nada mas que sensaciones. Surge el sufrimiento, se queda, y luego se va. Entonces la felicidad reemplaza al sufrimiento –sólo eso. Sin embargo, somos personas perdidas corriendo y aferrándonos a las sensaciones continuamente. Las sensaciones no son reales, sólo los cambios.

Las buenas acciones traen buenos resultados, las malas acciones traen malos resultados.

Examine sus propias acciones y su modo de hablar. Haciendo el bien, heredará benevolencia, haciendo el mal, heredará falta de bondad.

Cuando usted hace algo malo, no hay ningún lugar dónde pueda esconderse. Aún si otros no lo ven, usted se ve a sí mismo. Aún si se introdujese en un agujero profundo, se encontraría a sí mismo allí.
No hay forma en la que usted pueda cometer malas acciones y salirse con la suya.


Obsérvelo todo –paz, agitación, liberación, sus ataduras; véalo todo por sí mismo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios