Gracias por su visita.

17 de julio de 2015

CÓMO CUIDAR BIEN TUS MANOS


Las manos se resecan con facilidad y pierden firmeza. En cambio, si las tuviéramos en cuenta desde la juventud, posiblemente podríamos retrasar en gran parte su envejecimiento.

Nutrirlas a diario

Las manos se resecan por varios motivos:
Envejecimiento.
Exposición al sol.
Falta de nutrientes.
Contacto con productos de limpieza e higiene convencionales.
Tabaquismo.

La mayoría de mujeres sufren las consecuencias de estos factores que aceleran el envejecimiento de las manos. Por este motivo es fundamental empezar a hidratarlas lo antes posible, del mismo modo que hacemos con el cutis y el resto del cuerpo.

Si quieres adquirir una crema hidratante específica, te recomendamos que sea lo más natural posible y que incluya ingredientes altamente nutritivos como los siguientes:

Aceite de rosa mosqueta.
Aceite de almendras.
Aceite de oliva.
Aloe vera.
Manteca de karité.
Aceite de argán.

Estos mismos productos también puedes usarlos directamente como lociones hidratantes. Posiblemente será más económico y todavía más natural.

Exfoliarlas a menudo

Una de las señales de que nuestras manos están envejeciendo es la textura cada vez más áspera que adquiere la piel. Y el primer paso para evitar unas manos deterioradas consiste en exfoliarlas para eliminar esas células muertas que se acumulan en la capa externa de la piel y dan una desagradable sensación de rugosidad.

La exfoliación la podemos hacer de manera sencilla con productos totalmente naturales. Así evitaremos los efectos agresivos que tienen los exfoliantes convencionales sobre nuestra piel.

Para las manos podemos usar azúcar o sal gruesa. Si tenemos las manos muy secas, podemos mezclarlo con un poco de aceite de oliva.

Las masajearemos suavemente, como si estuviéramos enjabonándolas. y después las aclararemos con agua tibia o fría.

Podemos realizar la exfoliación una vez a la semana.

¿Manos frías?

Las manos frías son síntoma de una mala circulación en las extremidades. Generalmente, quienes la sufren también suelen tener los pies fríos.

Es importante tratar también este desequilibrio para que la sangre circule correctamente en las extremidades y pueda aportar de manera natural los nutrientes necesarios.

Te proponemos algunos remedios:
Masajear las manos con aceite de jengibre u otro aceite que aporte calor.
Consumir cantidades moderadas de especias picantes (cayena, jengibre, etc.).
Hacer baños de manos alternando agua fría y agua caliente.
Abrigar bien las manos con guantes de lana u otros tejidos naturales.
Tomar infusiones de ginkgo biloba a temporadas, ya que mejoran la circulación en las extremidades.

Cuidar las uñas
No te olvides de que las uñas pueden cambiar totalmente el aspecto de las manos. Para tener unas uñas bonitas, además de realizar la manicura habitualmente, debes llevar una alimentación equilibrada.

Cualquier tipo de señal o marca que aparezca en las uñas puede indicar una falta de nutrientes. Las más habituales son unas manchitas de color blanco o unas líneas perpendiculares que aparecen en algunas uñas, o bien cuando se rompen con facilidad.

No olvides basar tu alimentación en el consumo de frutas y vegetales frescos, legumbres, aceites de primera calidad, cereales integrales, frutos secos y semillas.

Prevenir la artrosis
Otro de los problemas de salud que puede afectar a nuestras manos es la artrosis, una enfermedad degenerativa que puede deformar los dedos en gran medida.

Si tenemos antecedentes familiares o empezamos a sufrir los primeros síntomas, deberíamos lavarnos las manos con arcilla, dejándola actuar durante unos 15 o 30 minutos, hasta que se seque.

Tampoco debemos olvidarnos de los suplementos medicinales que pueden ayudarnos a retrasar la aparición de esta enfermedad, pero deberemos tomarlos bajo supervisión médica:

Ácidos grasos esenciales.
Bromelina.
Calcio.
Cartílago de tiburón.
Cúrcuma.
Magnesio.
Selenio.
Colágeno.
Vitamina C.
Silicio.

Sudoración excesiva
Un exceso de sudoración también puede perjudicar al aspecto de nuestras manos. Además, debemos tener en cuenta que puede ser un trastorno nervioso.

Para tratarlo naturalmente, podemos usar esporas de licopodio, también conocidas como azufre vegetal. Este remedio natural, que podemos adquirir en herbolarios, lo aplicaremos en las manos como si fueran polvos de talco.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios