Gracias por su visita.

30 de junio de 2015

REFLEXIONES SOBRE LA PRÁCTICA DE LA MEDITACIÓN


La meditación, no es para obtener cosas, sino para deshacerse o liberarse de las cosas.
La paz es el final de la confusión.

NACIMIENTO Y MUERTE
Una buena práctica es preguntarse con toda sinceridad: "¿Por qué nací?" Hágase esta pregunta durante la mañana, tarde y noche... todos los días.

Nuestro nacimiento y muerte son una sola cosa. No se puede tener uno sin el otro. Resulta curioso observar cómo, frente a la muerte, las personas están tan llorosas y tristes y frente al nacimiento tan felices y alegres.

Cuando uno no comprende la muerte la vida puede ser muy confusa.

Debemos conocer la muerte; debemos morir de modo que podamos vivir. ¿Qué significa esto? Morir es llegar al final de nuestras dudas, de todas nuestras preguntas, y sólo estar aquí con la realidad presente. La muerte está tan cerca como nuestra respiración.

Si usted se ha entrenado adecuadamente no se sentirá atemorizado cuando caiga enfermo, ni alterado cuando alguien muere. Cuando vaya a hospitalizarse para un tratamiento, determine en su mente que si usted mejora, eso está bien, y que si usted muere, también está bien. Le garantizo que si los doctores me dijesen que tengo cáncer y que me voy a morir en unos pocos meses, les recordaría: "Tengan cuidado, por que la muerte está viniendo por ustedes también. Sólo es cuestión de quién se va primero y quién después."

Los doctores no van a curar de la muerte ni impedirla.

No se ponga triste cuando muere alguienes sólo la naturaleza, y su sufrimiento en esta vida ha terminado.

EL CUERPO
Si el cuerpo pudiese hablar estaría diciéndonos todo el día; "Tú no eres mi dueño.
Todo sigue su propio rumbo natural. No podemos hacer nada sobre la forma que tiene el cuerpo. Podemos embellecerlo un poco, hacer que luzca atractivo y limpio durante un tiempo, como las muchachas jóvenes que se pintan los labios y se dejan crecer las uñas, pero cuando llega la vejez todos estamos en el mismo barco. Así es el cuerpo. No lo podemos hacer de otra manera. Sin embargo, lo que podemos mejorar y embellecer es la mente.
Si nuestro cuerpo realmente nos perteneciera obedecería nuestras órdenes, Si le decimos: "No envejezcas", o "Te prohibo enfermarte" ¿nos obedecería? ¡No! No se da por aludido. Sólo alquilamos esta "casa", no la poseemos.

LA RESPIRACIÓN
Hay gente que nace y muere y nunca está consciente de su aliento y respiración entrando y saliendo de su cuerpo. Eso muestra cuán lejos viven de sí mismos.
El tiempo es nuestra respiración presente.

Si no tiene tiempo para meditar. ¿Tiene tiempo para respirar?
La meditación es su respiración y tienen la misma importancia..

Para meditar, serene la mente, el corazón, y aprenda a observar.
Primero usted debe entender la meditación con su pensamiento.
Si comienza a entenderlo, lo practicará.
Y si lo practica, comenzará a ver todo con alegría.
Haga un examen a conciencia de su propio corazón y observe lo que es verdadero y lo que no lo es, lo que es equilibrado y lo que no lo es.
Si no se siente bien, mire en su interior. Si se da cuenta que algo es incorrecto y aún lo hace, eso es una impureza que debe limpiar.
 Debemos estar plenamente atentos a detectar esas impurezas.

Cuando vemos a los animales que huyen del peligro, vemos que son iguales a nosotros. Huyen del sufrimiento y corren hacia la felicidad. También tienen miedo. Temen por sus vidas igual que nosotros. Cuando los observamos de acuerdo con la verdad, vemos que los animales y los seres humanos no son diferentes. Todos somos compañeros mutuos de nacimiento, vejez, enfermedad y muerte.

La culminación es el punto donde nos desprendemos de nuestros agobios. Ése es el final.

Obsérvese a usted mismo. Algunas veces hay felicidad, otras veces sufrimiento, en ocasiones bienestar, a veces dolor...¿Lo ve? Usted tiene que aprender a leer sus experiencias.
Medite al respecto.

Usted debe abrir su corazón y sosegarse. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios