Gracias por su visita.

18 de junio de 2015

ENCUENTRA LA DIFERENCIA ENTRE LA PERSONA Y EL PROBLEMA


Que crees que está pensando la otra persona de ti?, como vamos a solucionar un problema si ambos tenemos nociones negativas del otro? 

El primer paso para solucionar un conflicto es definirlo correctamente, realizaste esta primera acción? Ahora, has un esfuerzo para separar las emociones que te provoca el estar inmerso en el problema.  Ver el tema de manera aislada y cerebral es imprescindible para atacarlo directamente de manera efectiva.

Como vimos los conflictos se generan entre las personas, todos tenemos intereses y perspectivas personales y es común que muchas veces estas no coincidan, incluso se contrapongan y comienzan las diferencias

La información nos llega por medio de los sentidos y estos se encuentran íntimamente ligados a los sentimientos

Cuando estas en paz y armonía con una persona, la ves de una manera positiva, incluso es común que la sobrevaluemos, pero cuando tienes un problema se va perdiendo ese color, esa belleza virtual que la envolvía

De manera natural un problema hace que tengamos malos pensamientos e incluso calificativos desagradables tanto físicos como intelectuales, esto no solo es inútil para desahogar, sino que provocamos que el otro haga exactamente lo mismo con nosotros.

Importantísimo!!!: aislar el problema de la persona, así podrás enfocarte

Colmo lo logramos:

1.      Define perfectamente el problema

2.      Piensa en cómo solucionarlo sin involucrar las características de las personas

3.      Evita a toda costa ataques emocionales y reacciones negativas, aísla a la persona, enfócate en el problema y piensa en todas las alternativas posibles para solucionarlo

4.      Muéstrale a la otra persona que tienes interés en ella, sonríe, relaja el cuerpo, maneja un lenguaje corporal alegre, optimista, seguro, positivo (lo veremos a detalle más adelante).  Por reflejo la otra persona reducirá los pensamientos negativos que tiene hacia ti.

Ya diste otro gran paso, estas abriendo la puerta de la comunicación.

Te dejo un ejercicio, de cuatro sencillos pasos que lo puedes hacer en 3 minutos:
1.      Piensa en una persona con quien tienes un conflicto, haz un mapa mental donde a la derecha pones a la persona y a la izquierda el problema.

2.      Ahora, del lado derecho cambia a esa persona y pon a otra  diferente, alguien que apenas conoces.  Piensa como seria ahora ese conflicto y que acciones harías.

3.      Finalmente, vuelve a cambiar la imagen derecha sin tocar la imagen del problema y ahora pon a alguien que quieres mucho, alguien que admiras o amas en realidad, un hijo, un maestro, un gran amigo, etc. Piensa y vive realmente que el problema es entre tú y esa persona tan querida, escribe en una hoja que harías para solucionarlo, esto es muy importante, escribe todo…, que le dirías, que acciones realizarías, que estarías dispuesto a ceder, Escribe TODO!

4.      Ahora, sin quitar la imagen del problema, cambia nuevamente a ese ser querido y ubica en tu mente a la persona original.  Relee cada uno de los puntos que escribiste, piensa cuales puedes poner en práctica de inmediato y que reacciones ocasionara en la otra persona.

¡Ahora actúa!, si crees que algunos de estos puntos son viables y estás dispuesto de todo corazón a ejecutarlos, dilo de inmediato, de manera clara y positiva, toma la delantera, toma la iniciativa, veras que después de la sorpresa, la otra persona tendrá una marcada actitud positiva.


Separa a la persona del problema!!!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios