4 de mayo de 2015

OCHOCIENTOS MILLONES DE JÓVENES ADULTOS AÚN DEPENDEN DE SUS PADRES


La generación conocida como Millenials ha sido víctima de múltiples crisis económicas que los ha llevado a una dependencia económica de su grupo familiar para estudiar, pagar una renta, e incluso pagar sus cuentas del celular.

La generación de hombres y mujeres en todo el mundo que nació entre los años 1981 – 1996 ha tenido que ser testigos de crisis económicas, financieras, laborales, sociales y hasta climáticas, que desde diferentes puntos han afectado la productividad de sus países.

Aunque debería ser normal que una persona entre los 25 y los 34 años fuera capaz de solventar sus obligaciones económicas y financieras por sí mismo a través de la actividad laboral que desempeña, en el mundo sucede todo lo contrario. El 40% de los 2.000.000 millones de adultos Milennials, aún dependen de sus padres.

Se encontró que los padres de estos hombres y mujeres contribuyen en cosas como las facturas de alquiler, tarjeta de crédito y teléfono celular o simplemente les envían un cheque.

Un caso particular es el de los jóvenes estadounidenses que enfrentan más graves problemas financieros que los que sortearon sus padres. Lo que explica por qué reciben ayudas, pues alrededor del 70% de los estudiantes que se gradúan de las universidades lo hacen con deuda, enfrentando el difícil mercado laboral.

A menudo tienen dificultades para encontrar puestos de trabajo con qué ganar lo suficiente para pagar esos préstamos y pagar el alquiler. De hecho, el 23% de los padres con un niño que fue a la universidad paga por sus préstamos estudiantiles, según la encuesta.

De acuerdo con un estudio reciente, el teléfono celular es un elemento con el que fácilmente se puede identificar la dependencia de esta generación conocida como los rebeldes más innovadores y generadores de proyectos propios.

El informe de la firma consultora evidencia que el móvil es una de las prioridades para esta generación que por su condición económica no puede acceder a los planes por su cuenta, y esa ayuda es más probable de obtener de sus padres.

Sin embargo, esta situación no es ajena a otras naciones. En el caso de Alemania dos tercios de los jóvenes entre los 21 y los 27 años viven con sus padres; una tendencia que según el Instituto Goethe, obedece a comodidad, lapsos más largos de formación profesional, escasez de dinero y educación liberal.

Este fenómeno también se vive intensamente en España, en donde un tercio de los jóvenes entre 25 y 35 años, (más de dos millones de personas) viven con sus padres.


Según analistas de la generación de los Milennials, el estancamiento económico y la falta de oportunidades laborales han llevado a estos jóvenes adultos a desarrollar habilidades como la innovación y la creación de empresa propia, tratando de mantener una senda individual de sostenibilidad según la Organización Internacional del Trabajo.

No hay comentarios.:

Gracias por su visita.

EnPazyArmonia