26 de mayo de 2015

CONSEJOS PARA TRABAJAR MEJOR, NO MÁS


Cuanto más eficiente sea tu manera de trabajar, antes terminarás de hacer tus tareas, por lo que podrás irte a casa o dedicar el tiempo que te sobra en algo que de verdad te apetezca hacer. Pero, ¿puede alguien aprender a ser más eficiente? Por supuesto que sí.

Recomendaciones sobre cómo ser más eficiente en nuestro trabajo y ha dejado cinco consejos que a continuación os mostramos:

1. Planificación. Es lo primero que hay que hacer cada día: dividir las tareas más difíciles y complicadas para que parezcan más factibles y luego establecer un orden de prioridad, dejando las más aburridas para el comienzo. Se recomienda que tengamos a mano esa lista para ir tachando las tareas a medidas que las vamos realizando y así comprobar nuestro progreso a lo largo del día.

2. Delegar. El autor del texto se pregunta: "¿Cuánto tiempo dedica a atender a los clientes, a buscar nuevos clientes y a aprovechar nuevas oportunidades de negocio? Compárelo ahora con el tiempo que gasta en sus labores administrativas que realmente no aportan nada a su negocio". Por ello, recomienda contratar o delegar en alguien para que realice estas últimas tareas para que así nosotros nos dediquemos a las más importantes.

3. Modernizarse. Si eres de los que aún hacen la contabilidad, facturación y el pago de nóminas a mano, es hora de actualizarse, ya que la mayor parte de estas tareas se pueden hacer con un software de contabilidad. "Asegúrese de obtener un paquete de software de contabilidad que guarde los datos en una nube para así poder acceder desde cualquier lugar".

4. Evite reuniones. Antes de aceptar acudir a una reunión hay que pensar si realmente merece la pena o si es necesario. Si no es muy importante, decline la invitación y, como alternativa, piense en la posibilidad de realizar una llamada telefónica. No obstante, si la reunión es 'vital', el autor recomienda que se acuda con una lista de temas a tratar para asegurarse de que las discusiones no giran en torno a otros asuntos.


5. Use el tiempo de inactividad. Seguro que a lo largo del día hay unos minutos en los que no hay nada que hacer, por ejemplo, mientras esperamos una llamada importante. En este caso, se recomienda que hagamos una lista de tareas que se pueden hacer en cualquier momento y que nos ocupan poco tiempo (llamar a algún cliente, ordenar el 'papeleo', pagar una factura...).

No hay comentarios.:

Gracias por su visita.

EnPazyArmonia