Gracias por su visita.

27 de marzo de 2013

PARÁBOLA DEL MAYORDOMO INFIEL



Biblia cristiana > Nuevo Testamento > Evangelios > San Lucas > Parábola del mayordomo infiel (42:16:1 - 42:16:15)

Dijo también a sus discípulos: “Había cierto hombre rico, el cual tenía un mayordomo; y éste fue acusado delante de él como derrochador de sus bienes.

Su señor le llamó y le dijo: ¿Qué es esto que oigo de ti? Da cuenta de tu mayordomía, porque ya no podrás ser mayordomo.

Entonces el mayordomo se dijo a sí mismo: ¿Qué haré? Porque mi señor me quita la mayordomía. Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza.

¡Ya sé lo que haré para que cuando sea destituido de la mayordomía, me reciban en sus casas!

“Entonces llamó a cada uno de los deudores de su señor, y dijo al primero: ¿Cuánto debes a mi señor?

El dijo: Cien barriles de aceite. Y le dijo: Toma tu recibo, siéntate y de inmediato escribe: cincuenta.

Después dijo a otro: Y tú, ¿cuánto debes? Y él le dijo: Cien medidas de trigo. El le dijo: Toma tu recibo y escribe: ochenta.

“Y el señor elogió al mayordomo injusto porque actuó sagazmente, pues los hijos de este mundo son en su generación más sagaces que los hijos de luz.

“Y yo os digo: Con las riquezas injustas ganaos amigos para que cuando éstas lleguen a faltar, ellos os reciban en las moradas eternas.

“El que es fiel en lo muy poco también es fiel en lo mucho, y el que en lo muy poco es injusto también es injusto en lo mucho.

Así que, si con las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero?

Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro?

Ningún siervo puede servir a dos señores; porque aborrecerá al uno y amará al otro, o se dedicará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.”

Los fariseos, que eran avaros, oían todas estas cosas y se burlaban de él.

Y él les dijo: “Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres. Pero Dios conoce vuestros corazones; porque lo que entre los hombres es sublime, delante de Dios es abominación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios